La ciudad subterránea que existió en secreto por miles de años debajo del Valle del Amor de Turquía

·8  min de lectura
El valle del amor de Capadocia, Turquía.
El Valle del Amor de Capadocia, Turquía.

Ráfagas violentas azotaban la tierra suelta en el aire mientras caminaba por el Valle del Amor de Capadocia.

Las laderas de tonos rosados ​​y amarillos coloreaban el paisaje ondulado marcado con profundos cañones rojos, y las formaciones rocosas de chimeneas se vislumbraban en la distancia.

Era árido, caliente, ventoso y devastadoramente hermoso.

Hace milenios, este entorno volcánico volátil esculpió naturalmente las torres que me rodeaban en sus formas cónicas de hongos, que ahora atraen a millones de visitantes a caminar o volar en globo aerostático en la región central de Turquía.

Pero debajo de la superficie desmoronada de Capadocia, una maravilla de proporciones igualmente gigantescas estuvo escondida durante siglos; una ciudad subterránea que podía ocultar el paradero de hasta 20.000 habitantes durante meses seguidos.

85 metros bajo tierra

La antigua ciudad de Elengubu, conocida hoy como Derinkuyu, se encuentra a más de 85 metros bajo la superficie de la Tierra, abarcando 18 niveles de túneles.

Es la ciudad subterránea excavada más grande del mundo y estuvo en uso casi constante durante miles de años, cambiando de manos de los frigios a los persas a los cristianos de la era bizantina.

Finalmente fue abandonada en la década de 1920 por los griegos de Capadocia cuando enfrentaron la derrota durante la guerra greco-turca y huyeron abruptamente en masa a Grecia.

Una habitación dentro de la ciudad subterránea
Una habitación dentro de la ciudad subterránea

No solo sus habitaciones con forma de cueva se extienden por cientos de kilómetros, sino que se cree que las más de 200 pequeñas ciudades subterráneas separadas que también se han descubierto en la región pueden estar conectadas a estos túneles, creando una red subterránea masiva.

Según mi guía, Suleman, Derinkuyu solo fue "redescubierto" en 1963 por un lugareño anónimo al que constantemente se le perdían sus pollos.

Mientras renovaba su casa, las aves de corral desaparecían en una pequeña grieta creada durante la remodelación y nunca más se las volvía a ver.

Tras una investigación más detallada y algunas excavaciones, el turco descubrió un pasadizo oscuro.

Fue la primera de más de 600 entradas encontradas dentro de casas particulares que conducen a la ciudad subterránea de Derinkuyu.

Civilización escondida

La excavación comenzó de inmediato, revelando una red enredada de viviendas subterráneas, almacenamiento de alimentos secos, establos de ganado, escuelas, bodegas e incluso una capilla.

Era toda una civilización escondida a salvo bajo tierra.

La ciudad cueva pronto fue visitada por miles de los turistas menos claustrofóbicos de Turquía y, en 1985, la región se agregó a la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

Vista de túneles bajo tierra
Derinkuyu se compone de 18 niveles de túneles.

La fecha exacta de construcción de la ciudad sigue siendo discutida, pero "Anabasis", escrita por Jenofonte de Atenas alrededor del 370 a.C., es la obra escrita más antigua que parece hacer referencia a Derinkuyu.

En el libro, menciona a la gente de Anatolia, en o cerca de la región de Capadocia, que vive bajo tierra en casas excavadas en lugar de en las más populares cuevas cavadas en los acantilados también bastante conocidas en la zona.

Idónea

Según Andrea De Giorgi, profesor asociado de estudios clásicos en la Universidad Estatal de Florida, Capadocia es especialmente adecuada para este tipo de construcción subterránea debido a la falta de agua en el suelo y su roca maleable y fácilmente moldeable.

"La geomorfología de la región favorece la excavación de espacios subterráneos", dijo, y explicó que la toba local habría sido bastante fácil de tallar con herramientas simples como palas y picos.

Ese mismo material piroclástico se forjó naturalmente en las chimeneas que parecen de cuentos de hadas y las agujas fálicas que sobresalen de la tierra sobre el suelo.

Globos de turistas sobre las formaciones fálicas del valle
La naturaleza esculpió la superficie, el hombre, lo subterráneo.

Pero a quién acreditar la creación de Derinkuyu sigue siendo un misterio parcial.

El trabajo preliminar de la extensa red de cuevas subterráneas a menudo se atribuye a los hititas, "quienes pueden haber excavado los primeros niveles en la roca cuando fueron atacados por los frigios alrededor del 1200 a.C.", según A. Bertini, un experto en viviendas trogloditas del Mediterráneo, en su ensayo sobre la arquitectura rupestre regional.

Agregando peso a esta hipótesis, se encontraron artefactos hititas dentro de Derinkuyu.

Sin embargo, la mayor parte de la ciudad probablemente fue construida por los frigios, arquitectos altamente calificados de la Edad del Hierro que tenían los medios para construir elaboradas instalaciones subterráneas.

"Los frigios fueron uno de los primeros imperios más prominentes de Anatolia", explicó De Giorgi.

"Se desarrollaron en el oeste de Anatolia alrededor de finales del primer milenio a.C. y tenían una inclinación por monumentalizar las formaciones rocosas y crear notables fachadas excavadas en la roca. Aunque escurridizo, su reino se extendió para incluir la mayor parte del oeste y el centro de Anatolia, incluida el área de Derinkuyu".

Escondite

Originalmente, Derinkuyu probablemente se usó para el almacenamiento de bienes, pero su propósito principal era como un refugio temporal de los invasores extranjeras, con Capadocia experimentando un flujo constante de imperios dominantes a lo largo de los siglos.

Roca con hueco.
Rocas de media tonelada cerraban los túneles en tiempos de invasión.

"La sucesión de imperios y su impacto en los paisajes de Anatolia explican el recurso a refugios subterráneos como Derinkuyu", explica De Giorgi.

"Fue en el momento de las incursiones islámicas [del siglo VII, en el Imperio bizantino predominantemente cristiano], sin embargo, cuando estas viviendas se utilizaron al máximo".

Mientras que los frigios, persas y selyúcidas, entre otros, habitaron la región y se expandieron sobre la ciudad subterránea en los siglos siguientes, la población de Derinkuyu creció hasta su punto máximo durante la era bizantina, con casi 20.000 residentes viviendo bajo tierra.

Hoy, puedes experimentar la desgarradora realidad de la vida bajo tierra por solo 60 liras turcas (unos US$3).

Ingenio claustrofóbico

Mientras descendía a los túneles angostos y mohosos, las paredes ennegrecidas por el hollín de siglos de encender antorchas, la extraña sensación de claustrofobia comenzó a instalarse.

Sin embargo, el ingenio de los diversos imperios que se expandieron sobre Derinkuyu pronto se hizo evidente.

Los pasillos cortos e intencionalmente angostos obligaban a los visitantes a navegar por el laberinto de pasillos y viviendas encorvados y en fila india, obviamente una posición inoportuna para los intrusos.

Pocamente iluminadas por la luz de las lámparas, rocas circulares de media tonelada bloqueaban las puertas entre cada uno de los 18 niveles y solo se podían mover desde el interior.

Profundo pozo
Profundo pozo

Pequeños agujeros perfectamente redondos en el centro de estas fuertes puertas habrían permitido a los residentes atacar a los invasores mientras mantenían un perímetro seguro.

"La vida bajo tierra probablemente fue muy difícil", agregó mi guía Suleman.

"Los residentes hacían sus necesidades en vasijas de barro selladas, vivían a la luz de las antorchas y se deshacían de los cadáveres en áreas designadas".

Meses bajo tierra

Cada nivel de la ciudad fue cuidadosamente diseñado para usos específicos.

El ganado se mantenía en los establos más cercanos a la superficie para reducir el olor y los gases tóxicos producidos por el ganado, así como para proporcionar una capa cálida de aislamiento vivo para los meses fríos.

Las capas internas de la ciudad contenían viviendas, sótanos, escuelas y espacios de reunión.

Identificable por sus techos abovedados de cañón únicos, una escuela misionera bizantina tradicional, completa con salas adyacentes para el estudio, se encuentra en el segundo piso.

Según De Giorgi, "la evidencia de la elaboración del vino se basa en la presencia de bodegas, cubas para prensar uvas y ánforas [tinajas altas de dos asas y cuello estrecho]".

Estas habitaciones especializadas indican que los habitantes de Derinkuyu estaban preparados para pasar meses bajo la superficie.

Entradas
Derinkuyu tenía muchas entradas, incluidas más de 600 que se encuentran dentro de casas privadas.

Pero lo más impresionante es un complejo sistema de ventilación y un pozo protegido que habría abastecido a toda la ciudad con aire fresco y agua limpia.

De hecho, se cree que la construcción temprana de Derinkuyu se centró en estos dos elementos esenciales.

Más de 50 pozos de ventilación, que permitían el flujo de aire natural entre las muchas viviendas y pasillos de la ciudad, se distribuyeron por toda la ciudad para evitar un ataque potencialmente fatal a su suministro de aire.

El pozo fue excavado a más de 55 metros de profundidad y los habitantes de la ciudad podían cortarlo acceder a él fácilmente desde abajo.

Más secretos por excavar

Si bien la construcción de Derinkuyu fue realmente ingeniosa, no es la única ciudad subterránea en Capadocia.

Con 445 kilómetros cuadrados, es simplemente la más grande de las al menos 200 ciudades subterráneas debajo de las llanuras de Anatolia.

Más de 40 de estas ciudades más pequeñas se encuentran a tres o más niveles de profundidad bajo la superficie.

Muchas están conectadas a Derinkuyu a través de túneles excavados cuidadosamente, algunos de los cuales se extienden hasta 9 kms.

Todos ellos están equipados con vías de escape de emergencia en caso de que fuera necesario un retorno inmediato a la superficie.

Pero no todos los secretos subterráneos de Capadocia han sido excavados.

En 2014, se descubrió una ciudad subterránea nueva y potencialmente incluso más grande debajo de la región de Nevsehir.

La historia viviente de Derinkuyu llegó a su fin en 1923 cuando los griegos de Capadocia evacuaron.

Más de 2.000 años después de la probable creación de la ciudad, Derinkuyu fue abandonada por última vez.

Su existencia fue casi olvidada en el mundo moderno hasta que unos pollos errantes trajeron la ciudad subterránea de vuelta a la luz.

* Si quieres leer la historia original en BBC Travel, haz clic aquí.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.