La Ciudad y la Nación acordaron que las fuerzas federales no patrullarán las calles porteñas

Maia Jastreblansky
·4  min de lectura
La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, participó hoy de un acto con el Presidente
La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, participó hoy de un acto con el Presidente

La ciudad de Buenos Aires no solo se manifestó en contra de la suspensión de las clases presenciales. También rechazó que las fuerzas de seguridad federales se desplieguen por las calles y avenidas porteñas para controlar que se cumpla la prohibición nocturna de circular.

Con esta tensión como antesala, se reunieron esta tarde autoridades del Ministerio de Seguridad de la Nación con funcionarios de la cartera de seguridad porteña y llegaron a un acuerdo acerca de cómo encarar los controles de las restricciones dispuestas por el DNU presidencial para los próximos 15 días.

Horacio Rodríguez Larreta refutó a Alberto Fernández: “El Gobierno no cumplió con las vacunas que prometió”

Finalmente resolvieron que podrá haber retenes fijos de la Policía Federal, Gendarmería, Prefectura o la PSA sobre avenidas (como Del Libertador, Cabildo, Rivadavia o Constituyentes) pero únicamente en los límites de la ciudad, que se sumarán a los controles que se fijaron la semana pasada en los accesos por autopista y en los centros de transbordo de trenes. También habilitaron la línea 134, para que los ciudadanos hagan denuncias de las personas en infracción.

El control al interior del territorio porteño será potestad únicamente de la Policía de la Ciudad, como marca la ley. “Nosotros controlaremos el perímetro para que ellos vuelquen a sus efectivos hacia adentro de la Capital Federal”, señalaron a LA NACION fuentes del Gobierno.

En la Ciudad aclararon la actitud que tendrán las fuerzas porteñas a la hora de controlar la circulación de personas que empieza a regir de 20 a 6. “Vamos a mantener los controles como hasta ahora, con foco en las fiestas clandestinas, y en las aglomeraciones de gente en los espacios públicos. Y vamos a tener una tarea de concientización, con efectivos policiales, agentes de transito, agentes de prevención”, detallaron desde el ministerio de Seguridad porteño.

El anuncio de Frederic

Ayer, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, había anunciado en una conferencia de prensa que las cuatro fuerzas federales -Policía Federal, Gendarmería, Prefectura y PSA- realizarían operativos de prevención “en los principales accesos y arterias del AMBA, tanto en autopistas como en avenidas” en el horario de restricción, que irá de 20 a 6. En el gobierno nacional dijeron que habría “controles fijos, dinámicos y sorpresivos” que trabajarían en conjunto con la Agencia Nacional de Seguridad Vial y patrullajes en el transporte público.

“Las fuerzas federales no van a patrullar las calles de la Ciudad, no corresponde. Solo pueden estar en los accesos”, replicaron desde la Ciudad tras escucharla.

Lo contrario hubiera sido inédito porque hubiera ido en contra de la división de tareas entre los distintos niveles del Estado, con el Ministerio de Seguridad nacional concentrado en los delitos federales, y la Policía de la Ciudad focalizada en la seguridad ciudadana porteña. Hasta ahora, las fuerzas federales trabajan coordinadamente con el gobierno porteño solo en dos barrios populares (sobre todo, en la villa 1-11-14), pero no se involucran en el resto de la Capital Federal.

La pelea por las clases: la Corte envió la demanda de Horacio Rodríguez Larreta a la Procuración

Por eso, desde la Ciudad decían que los anuncios del Presidente habían sido “intervencionistas” y que no respetaban la autonomía porteña.

Según pudo reconstruir LA NACION, finalmente esta tarde se reunieron el secretario de Seguridad de la Nación, Eduardo Villalba, con su par de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro, para llegar a un acuerdo sobre los controles.

Acto en Campo de Mayo

Minutos después de la reunión con Horacio Rodríguez Larreta, el Presidente se dirigió a las fuerzas de seguridad federales para ordenar que durante los próximos 15 días pusieran su “máximo empeño” para “garantizar que la circulación merme en las calles y que los contactos sociales desaparezcan”.

Después, poco antes de la entrada en vigencia las nuevas restricciones nocturnas, Alberto Fernández encabezó un acto en Campo de Mayo con Frederic para anunciar el desembarco de 1000 uniformados en 31 distritos del conurbano bonaerense, que se sumarán a otros 4000 efectivos federales que ya patrullan ese territorio de forma permanente, para ayudar a combatir el delito en el marco del Plan Centinela 2.

El plan del Gobierno es que, en las próximas dos semanas, esos 5000 efectivos federales más otros 3500 se vuelquen a operativos especiales, con controles fijos y aleatorios en el área metropolitana para supervisar el cumplimiento de la prohibición de circular de 20 a 6. Así, 8500 uniformados se desplegarán en el AMBA para hacer cumplir el DNU presidencial.

Campo de Mayo hoy fue una postal ilustrativa de la crisis de convivencia entre Frederic y el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, que en reiteradas oportunidades cargó contra la ministra nacional. El funcionario bonaerense no asistió al evento, a pesar de que allí fue presentado el refuerzo de personal y equipamiento que desembarcará en su territorio. El Gobierno no quiso que fuera.

Tampoco estuvo el gobernador Axel Kicillof, aunque minutos después se presentó en la Casa Rosada para reunirse con Fernández, luego de erigirse en el gran ganador de las medidas presidenciales.

Al acto del Ministerio de Seguridad asistieron 21 intendentes. Esto es porque hace unas cuatro semanas, cuando Berni protagonizó una fuerte embestida contra Frederic, Fernández le ordenó a su ministra que comenzara a coordinar la seguridad ciudadana directamente con los jefes comunales, sin intermediarios.