Ciudad mural, un suceso en Mexicali

·4  min de lectura
Ciudad mural, un suceso en Mexicali
Ciudad mural, un suceso en Mexicali

La palabra ¨arte¨ no es la primera que viene a la mente cuando una persona menciona o piensa en Mexicali, esto es cierto para sus habitantes en general y para foráneos. Hasta no hace mucho tiempo, la gran región binacional del sur de California y el norte de Baja California habían tenido que lidiar con la percepción, que durante las primeras 7 décadas del siglo veinte tenía mucho de verdad, de que la región había vivido una vida artística y cultural ajena, a veces excluida, en relación a los tradicionales centros de poder cultural de ambos países, y por lo tanto del mundo de la ¨alta cultura¨. Si bien esta percepción se desvaneció para el sur de California en las últimas décadas del siglo XX, y en el caso de Tijuana también ha existido una transición desde hace tiempo, el caso de Mexicali es un tanto distinto.
Marco Miranda, 2020, en La Chinesca. Foto: Cesar Córdova.
De muchas décadas atrás, Mexicali ha contado con una consolidada y consumada comunidad de artistas plásticos, su calidad y talento siempre ha estado muy por arriba del conocimiento y difusión de su trabajo entre la población en general. Su círculo de influencia ha sido relativamente reducido, no por su falta de calidad o discurso, sino más bien por una larga lista de circunstancias que en sí mismas son materia de un mucho más profundo análisis, pero entre las cuales el entorno general de estilo de vida local forma parte.
El arte urbano, particularmente el mural, no han sido expresiones ajenas a la tradición artística de Mexicali, sin embargo, nunca han tenido el empuje, visibilidad y atractivo que presenta actualmente y que está marcando una tendencia digna de tomarse en cuenta. Iniciativas personales, colectivas e institucionales han impreso en la ciudad un discurso que es evidente, aunque muchos no se han percatado que ya está formando parte de su imaginario urbano.
Pablo Castañeda, Marco Miranda, Bomstheartist y Víctor Medina Gorosave, 2021, ¨Unión es Mexicali¨.
Esta presencia física, dirigida al sentido de la vista, y por su naturaleza difícil de ignorar aún para el paseante más distraído, ha tenido ya una reconocible consecuencia no del todo sorprendente, pero si poco imaginada por la mayoría. Ha provocado inicialmente, un interés e incipiente atracción en un mayor número de la población por la expresión artística plástica, pero al mismo tiempo en otro nivel mucho más subyacente y casi inconsciente, un diálogo con la apreciación del arte plástico en general y el arte urbano en lo particular. Actualmente un importante número de establecimientos comerciales, aquellos del giro de la gastronomía son un buen ejemplo, han adoptado la intervención artística plástica como un elemento fundamental de su concepto e imagen.
La expresión artística es ya una variable imprescindible, por lo menos por el momento, de un gran número de iniciativas y actividades comerciales, sociales, deportivas e incluso corporativas, en Mexicali. Los individuos, agrupaciones o empresas, buscan no solo participar en el ambiente artístico que se gesta, sino que buscan originalidad en las propuestas. Es indudable, entre otros motivos, que la presencia de la Facultad de Artes de la UABC desde hace ya casi 20 años en la región ha contribuido a una mayor participación de actores en la vida artística de la misma, y esto no solo en el campo de las artes plásticas sino en otras disciplinas como ha sido el caso de los medios audiovisuales. Sin embargo, es claro que la obviedad del arte urbano, del mural en específico, logra penetrar e influir donde otras iniciativas por su naturaleza no pueden, o por lo menos no hasta el día de hoy.
Marco Miranda, 2019, Cine Reforma. Foto: Cesar Córdova.
En los procesos de producción artística y cultural, donde nos encontramos y en qué momento, tienen un efecto definitivo en el producto final. Y es que, especialmente durante tiempos de confusión en la vida social, económica y política, existen oportunidades para la producción de un arte radicalmente alterado. Un arte que es tanto un reflejo de contextos cambiantes, pero también un acto de recreación: es una estrategia interpretativa y una oportunidad para re-imaginar, inclusive trascender el futuro. Solo el tiempo dirá que efecto real tienen las acciones e intervenciones de esta época, pero sin duda existe una ola de interés por el tema y se debe aprovechar, no solo para las artes plásticas sino para muchas otras disciplinas artísticas y la cultura en general.

Video relacionado: Entrevista a Paula Yael, pintora de Mexicali

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.