Ciudad del Este está en "duelo empresarial" por cierre de la frontera con Brasil

Agencia EFE

Asunción, 18 may (EFE).- Ciudad del Este, la capital comercial paraguaya, vive un "duelo empresarial" por el cierre hace unos dos meses de la frontera con Brasil, su mayor destino económico y el país de donde proviene gran parte de los casos del COVID-19 registrados en Paraguay.

El mercado brasileño es destino del 95 o 97 % de la facturación de Ciudad de Este, mayormente en productos electrónicos, bebidas, informática, perfumes y prendas de vestir, que durante todo el año suele estar invadida por miles de compradores brasileños conocidos como "sacoleiros" ( pequeños comerciantes).

Juan Vicente Ramírez, vicepresidente de la Cámara de Comercio y Servicios de esa urbe, la segunda de Paraguay, dijo este lunes a Efe que no se avizora una salida a ese "duelo empresarial" antes de agosto o septiembre.

"Hace 63 días que estamos cerrados, la situación es gravísima y no hay empresa que pueda subsistir con el 5 % de ventas en el mercado nacional", señaló Ramírez, al hacer hincapié que las otras ciudades paraguayas de frontera son más dependientes del comercio interno.

Se refirió a Salto del Guairá, Pedro Juan Caballero, ambas en los límites con Brasil, y Encarnación, vecina a Argentina, y que todas juntas aportan el 35 % del PIB del país, si se tiene en cuenta el comercio y los servicios que generan.

Ramírez expresó que el Banco Central reportó en abril de 2019 unas ventas por valor de 315 millones de dólares bajo el régimen de turismo, que exonera el 10 % del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a los compradores extranjeros.

Pero la Cámara sitúa en 6.000 millones de dólares el valor del intercambio comercial de Ciudad del Este, cuyo microcentro movía antes de la pandemia unos 40.000 trabajadores formales y 80.000 del sector informal e independiente.

Ramírez dijo que algunos propietarios de los centros de compras han liberado a los empresarios del costo de alquiler "hasta que se reabra la frontera" para aliviar el peso de la cuarentena, aunque sostuvo que muchas tiendas comenzaron a despedir empleados.

Ello después de que los empresarios fueran informados de que la apertura no se daría antes de agosto o septiembre durante la visita de varios ministros a esa región para evaluar el ingreso controlado de ciudadanos provenientes de Brasil.

"La opinión está en contra de la reapertura (fronteriza), aparte de que el Gobierno central decidió tomar esas medidas, entonces no nos queda otra salida que acatar y eso nos está llevando a la quiebra", advirtió el empresario.

"Les planteamos hacer una reapertura controlada con las medidas de protocolo de salubridad, pero no fue aceptada. La determinación fue que todo permanezca cerrado", refirió.

Y lamentó que "van a caer muchos de los pequeños comerciantes, porque no tienen cómo cumplir con las exigencias de la ley y de los proveedores".

NO APERTURA DE FRONTERAS

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, reiteró este lunes que "lo último" que se daría en la fase de desescalada sería una apertura de las fronteras mientras haya una propagación de la COVID-19 en Brasil y Argentina.

La mayor preocupación del Gobierno reside en Ciudad del Este, separada de Brasil por el Puente de la Amistad y entrada de los paraguayos que ha decidido retornar tras quedarse sin trabajo en el país vecino.

Esos expatriados hacen cuarentena en los albergues habilitados en Ciudad del Este.

Brasil registra hasta la fecha más de 241.000 contagiados y una cifra superior a los 16.000 muertos, mientras que Argentina supera los 8.000 positivos y registra 374 fallecidos.

Paraguay, por su parte, registra once muertes y 788 infectados.

(c) Agencia EFE