Ciudad 100% blanca escapa de la crisis energética en Sudáfrica

·3  min de lectura

Aquí la tierra es demasiado pantanosa para cultivar trigo o construir casas. Este rincón perdido de Sudáfrica, un enclave 100% blanco fundado al final del apartheid, cultiva energía solar para escapar de los continuos cortes de electricidad que desgastan el país.

Los 2.500 habitantes de Orania, en pleno desierto de Karoo (centro), a más de 600 km al suroeste de Johanesburgo, aspiran a la autosuficiencia a todos los niveles para aislarse de un país que decae.

Estos descendientes de holandeses y franceses, que habían llegado a África en el siglo XVII, lanzaron un ambicioso proyecto solar que debería permitirles producir más energía solar de la que necesitan.

La carretera asfaltada da paso a una pista, que conduce a una puerta cerrada. Detrás hay una hectárea de paneles fotovoltaicos.

El sol brilla aquí todo el año, a veces más de doce horas al día.

Los trabajos de este proyecto, estimado en más de 600.000 dólares, comenzaron en junio de 2021. Hoy en día, la instalación produce 841 KW por hora. Casi lo suficiente como para abastecer a la ciudad y a las granjas de alrededor.

El poblado afrikán aspira a la autonomía completa de aquí a tres años mientras que el país está sumido desde hace casi quince en una grave crisis energética, entre centrales de carbón envejecidas, huelgas y corrupción en el seno de Eskom, la empresa pública que produce 90% de la electricidad en Sudáfrica.

"La idea de ser autosuficientes nos impulsó a hacer esto", confía a la AFP François Joubert, que diseñó el proyecto. Porque Eskom "fracasó miserablemente".

"Aquí no se puede contar con nadie para la prestación de servicios básicos", explica el ingeniero de 69 años. "Estamos muy lejos de Johanesburgo, muy lejos de Ciudad del Cabo, así que tenemos que tomar las riendas. Y nos va bastante bien", comenta.

- Autonomía vital -

El terreno de 8.000 hectáreas en la orilla del río Orange, donde se fundó Orania en 1991 -después de la abolición de las leyes raciales-, había sido comprado por el yerno de Hendrik Verwoerd, antiguo primer ministro considerado el arquitecto del apartheid, y algunas familias afrikáneres.

La localidad, tolerada por el gobierno sudafricano, se apoya en un artículo de la Constitución que defiende el derecho a la autodeterminación del pueblo.

"La explotación solar es un gran cambio para nosotros. Aporta estabilidad energética a la ciudad", explica su alcalde Gawie Snyman. "Nuestro sueño sería incluso exportarla", añade.

En julio, los apagones programados, agravados por las deficiencias de la red nacional, sumieron a los sudafricanos en la oscuridad más de seis horas al día, afectando a las empresas y al crecimiento.

El lunes, el presidente Cyril Ramaphosa anunció una serie de medidas urgentes que instan al sector privado y empresarial a invertir en energía solar "en todos los tejados", para alimentar la red nacional.

En Orania, a pocos kilómetros de la instalación solar, Annatjie Joubert, la esposa del ingeniero, cosecha nueces en su granja por la mañana. Una máquina sacude los troncos para hacerlas caer en una lona roja.

Para regar sus plantaciones, necesita energía para bombear agua del río.

Cuando Eskom programa cortes, sus árboles tienen sed. La nueva energía solar asegura una continuidad. "Esto es vital, sobre todo para las nueces que necesitan mucha agua", explica esta exinformática de 66 años.

La guerra en Ucrania hace subir el precio de los cereales, con lo cual "debemos producir lo más posible nuestra alimentación", subraya Joubert, con su gorra y chaqueta sin mangas, en sus campos de paneles solares.

La siguiente etapa de la producción solar en Orania será la instalación de baterías de almacenamiento dentro de unos años. Para permitir que la ciudad finalmente se libere completamente de la red nacional.

sn/ger/cpy/jhd/mab/meb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.