En una cita reservada y off the record, “Wado” De Pedro cenó con grandes empresarios en el Alvear

·4  min de lectura
Eduardo "Wado" De Pedro en una cena reservada organizada por el Council of Americas en el Alvear Palace Hotel
Eduardo "Wado" De Pedro en una cena reservada organizada por el Council of Americas en el Alvear Palace Hotel

“Tenemos que hablar sin intermediarios. Tiene que haber un acuerdo político y empresarial para acordar un modelo productivo de mediano y largo plazo para la Argentina”, manifestó Eduardo “Wado” De Pedro esta noche en un coqueto salón del Alvear Palace Hotel. Con la mesa servida, lo escuchaban empresarios y ejecutivos de grandes compañías argentinas y norteamericanas que asistieron a una discreta cena con el ministro del Interior, donde las conversaciones se mantuvieron off the record. Una vez más, el referente de La Cámpora buscó atravesar el muro de prejuicios que se erigió durante años entre el kirchnerismo y el establishment.

El Council of Américas eligió a De Pedro, el hombre de Cristina Kirchner más importante dentro del Gobierno, para la agenda “extraoficial” y fuera del programa de la conferencia anual que la entidad realizará mañana en asociación con la Cámara de Comercio Argentina y que reunirá a grandes empresarios argentinos con ejecutivos de empresas norteamericanas, diplomáticos, gobernadores y funcionarios nacionales. La presidenta del Americas Society/Council of Americas, Susan Seagal, felicitó al ministro por su “crecimiento” personal y político en los últimos años.

El Gobierno buscó coincidencias con la CGT e insistió en que el reclamo no fue en su contra

Según pudo reconstruir LA NACION, De Pedro se sentó a la mesa con el embajador en los Estados Unidos, Jorge Argüello y el embajador de Estados Unidos en Argentina, Marc Stanley además de CEOs y dueños de grandes compañías. Entre otros, estuvieron cerca del ministro Alejandro Bulgheroni (Pan American Energy), Eduardo Elsztain (IRSA), Martín Eurnekian (Aeropuertos Argentina 2000) y el presidente de la Cámara Argentina de Comercio, Natalio Mario Grinman.

Junto a Wado también cenó el empresario José Luis Manzano, presidente de Integra Capital, emblemático funcionario del menemismo y un soporte clave en la carrera política de Sergio Massa. Manzano reside en Ginebra pero la asunción del ministro de Economía lo llevó a tener una estadía en Buenos Aires. En el coqueto salón del Alvear Palace también vieron pasar a Juan Martin de la Serna (presidente de Mercado Libre), Hugo Dragonetti (Panedile) y Martín Genesio (AES Argentina), entre otros empresarios. Todos degustaron una ternera braseada con cebollas caramelizadas.

“Necesitamos hablar sin intermediarios y definiendo políticas que trasciendan las coyunturas. Donde todos cedamos un poco y acordemos un modelo productivo que respetemos todos a medio y largo plazo”, les dijo “Wado” a los empresarios.

El ministro del Interior continúa así caminando territorios por fuera de las fronteras del kirchnerismo duro, en un gesto que lo posicionan como una figura “presidenciable”, aún cuando se desconoce como se reconfigurará el Frente de Todos en 2023 y qué lugar le destinarán La Cámpora y su máxima jefa política, la vicepresidenta.

Susan Segal, la presenta del Council of Americas, escucha a De Pedro
Susan Segal, la presenta del Council of Americas, escucha a De Pedro

Relacionamiento

No es la primera vez que el ministro y referente de La Cámpora tiene roce con el establishment local y norteamericano. El año pasado ya se había probado el traje de “canciller” del kirchnerismo ante el círculo rojo en una charla secreta con grandes empresarios argentinos en el Llao Llao (Bariloche) y en una reunión virtual con unos 90 directivos de grandes empresas agrupadas en la Cámara de Comercio de los Estados Unidos (AmCham). Antes había tenido asados y cenas de relacionamiento de la mano de Sergio Massa, que al inicio de la gestión supo tenderle puentes con grandes empresarios a él y a Máximo Kichner.

El plato fuerte de la conferencia del Council of Americas de mañana será, justamente, Massa, una cara muy familiar para el establishment norteamericano. Quienes conocen de cerca al flamante ministro de Economía descuentan que en los Estados Unidos supieron de su desembarco en el Palacio de Hacienda bastante antes de que fuera oficializado en Buenos Aires. De hecho, su primera salida al exterior como ministro será hacia Washington, probablemente cuando finalice el receso estival en el hemisferio norte. En su agenda con distintos actores de poder de los Estados Unidos ya trabajan el diplomático Gustavo Martínez Pandiani, coordinador nacional de la Celac en la Argentina, y Alfredo “Freddy” Balsera, histórico consultor del Partido Demócrata, además de Argüello.

De Pedro entiende, como otros referentes de La Cámpora, que la necesidad del momento es darle juego a Massa, luego de que el Gobierno se aproximara a centímetros del abismo económico. “Hay que bancar políticamente esto”, dijo De Pedro en los últimos días. Mañana será el ministro de Economía tendrá su cita con el mismo auditorio empresarial.