Hacen circo y maroma para que los dejen trabajar

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 26 (EL UNIVERSAL).- Luego de cinco meses sin trabajar, representantes de más de 70 compañías de circos alrededor de México se presentaron ayer frente al Palacio Nacional para realizar actos y rutinas circenses como muestra de protesta para exigir la reapertura de sus carpas.

Izaic Vertti, director comercial de Barley Circus fue uno de los participantes, quien llegó desde Chihuahua para formar parte del movimiento, que según relata se organizó hace dos semanas aproximadamente para juntar firmas que propongan al gobierno poner atención a este sector del espectáculo.

Al final de la manifestación se reunieron 189 firmas de artistas entre malabaristas, equilibristas, payasos, empleados y directivos de distintas compañías.

"Queríamos llevar a más personas pero como estamos en esta situación de la pandemia sólo elegimos a ciertos representantes, aunque en realidad estamos aquí por 500 circos de México", dijo Vertti en entrevista.

Artistas, staff, taquilleros, personal de estacionamiento, montadores y otros actores son los que dependen del funcionamiento del circo, que por el momento han sido mantenidos con los ahorros de cada empresa. A pesar de que la Secretaría de Gobierno informó que han mantenido un diálogo con los circenses, Vertti asegura que no han recibido apoyo aún.

"El gobierno no los ha apoyado ni como empresa ni como personas desempleadas", aseguró.

"Los circos cerramos por voluntad pero al ver que pasan dos, tres meses, ya nos acercamos a que nos den los permisos, nos habían dicho que únicamente tendríamos que esperar 40 días, pero luego nos mencionan que nos esperemos 15 días más y 15 más, pero no vemos el apoyo", agregó el director.

En el caso de la empresa Barley Circus hay alrededor de 215 personas empleadas y hacer funcionar el circo implicaría la movilidad de 20 camiones.

Con anterioridad los circos también superaron retos como la llegada de la influenza AH1N1, en 2009 y la prohibición de los animales, en 2015. El año pasado presentaron a la Cámara de Diputados la iniciativa para hacer del circo un Patrimonio Cultural de la Humanidad, pero no han recibido respuesta.

"No queremos que nos apoyen con despensas, lo que pedimos es que nos dejen trabajar, contamos con todas las medidas, nos preparamos, hicimos plan de ingreso y simulacro, pero aún así nos dijeron que no", contó.

El día de hoy los recibió un representante del legislativo a las 10:30 horas, luego de más de cuatro horas de circo y maroma. Entregaron la petición y esperan la respuesta para dentro de máximo tres días.

"Sabemos que no somos primera necesidad, pero por ejemplo aquí en la Ciudad de México va a haber un evento de autos en la Arena CDMX y no entendemos por qué esos eventos sí y a nosotros no nos dejan ni trabajar con coches", finalizó.