La cinta "Todo lo invisible" apela a la empatía

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 13 (EL UNIVERSAL).- La época de pandemia benefició, de cierta manera, a la nueva cinta de la directora Mariana Chenillo, quien desde que comenzó su carrera quería plasmar en pantalla la historia de una persona ciega, ya que ella siempre ha tenido problemas de visión. La intención siempre fue generar empatía, pero con la llegada de un virus mundial, que solidarizó a unos con otros, este mensaje se fortaleció.

"Todo lo invisible", como se titula la película, tiene como parte de su elenco a Bárbara Mori, Ari Brickman, José María de Tavira y Daniela Schmid para narrar la experiencia de Jonás, un dentista y padre de familia que repentinamente pierde la vista en un accidente. El camino para adaptarse a su nueva vida interpondrá además otros temas como la paternidad, el autodescubrimiento, las relaciones de pareja y el empoderamiento femenino.

"Para mí esta película funciona en varios niveles, en un nivel muy personal, porque es cierto que a mí se me desprendió la retina cuando era muy joven y estaba en la escuela de cine, pero nuestra búsqueda tenía mucho que ver no sólo con contarlo de una manera teórica, de una especie de autoayuda, de que la vida vale la pena, tampoco generar un melodrama; nos interesaba generar una historia que nos pudiera ayudar a encontrar ese puente de empatía entre el espectador y el personaje, la manera de ver las diferencias, las discapacidades o los momentos difíciles de la vida no como algo que le pasa a los otros y de lo que hay que tener lastima o condescendencia, sino como algo que nos puede pasar a nosotros en cualquier momento", dijo la directora en conferencia de prensa.

El guión, que fue escrito por Chenillo y Brickman busca apoyar desde el cine a la construcción de una sociedad más equitativa e incluyente donde no sólo se tome en cuenta a las personas con una discapacidad, sino dialogar acerca de la participación y oportunidades idénticas entre hombres y mujeres.

"Tenemos que contar historias que conmueven, que hagan reflexionar, que nos pongan en un contexto de dónde estamos parados y que nos ayuden a valorar lo que somos y esta película es eso, nos muestra la vulnerabilidad de la que estamos hechos los seres humanos y que todo lo que somos en un abrir y cerrar de ojos se nos puede ir de las manos, entonces hay que vivir cada instante", apuntó Bárbara Mori.

La cinta que llegará a los cines este 22 de abril fue presentada el año pasado en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) y en el eje de su trama habla del Síndrome de Charles Bonnet, que provoca que paciente con pérdida visual manifiesten alucinaciones visuales complejas.

Para interpretar a Jonás, Brickman no sólo investigó durante años junto a la directora, sino que también se acercaron a varias personas con discapacidad visual para hablar de sus experiencias y finalmente, para dar realismo al personaje, tuvo que utilizar unos pupilentes que realmente le impedían ver con claridad mientras grababan.

"Te hace reflexionar y te pega por momentos, al principio justamente genera este golpe en el estómago de una empatía involuntaria de decir, '¿qué pasarías si eso me pasara a mí?', creo que el cine es para eso y Mariana lo ha tenido muy claro en toda su trayectoria y en esta película como esta hablando de algo tan personal, el golpe es tan certero, uno pasa de no simpatizar tanto con Jonás porque a lo mejor dicen 'que aferrado, que necio, que malhumorado' y en el transcurso de la película vemos que es porque está en un lugar muy complicado y tiene que encontrar la manera de salir del hoyo. En niveles distintos nos ocurre a todos que pasa algo en la vida que nos complica todo, afortunadamente este año nos pasó a todos, entonces nadie nos podemos hacer a un lado", dijo Ari Brickman.