Anuncios

Estos son los cineastas latinos que le dan un sabor muy especial al terror de 'Satanic Hispanics'

El origen de “Satanic Hispanics”, la cinta que se estrena hoy exclusivamente en cines, apunta hacia Mike Méndez. Y no solo porque este es el director que conduce de alguna manera el nuevo largometraje de antología -su episodio “The Traveller” inicia y concluye los trámites-, sino porque la idea de crear la nueva aventura colectiva de terror vino de él mismo.

Méndez se dio a conocer internacionalmente con “Big-Ass Spider!” (2013), una encantadora oda a la serie B protagonizada por una araña gigante que atacaba L.A.-. En 2015, participó en “Tales of Halloween”, otra película de antología enmarcada en los terrenos del miedo, y quedó encantado con la experiencia de colaborar con otros creadores del mismo género.

Tres años después, mientras editaba otro filme de las mismas características, “Nightmare Cinema” (2018), conoció a Alejandro Brugués, latino como él, y se dio cuenta de que ambos tenían una sensibilidad artística y un sentido del humor muy parecidos.

“Por eso, cuando me llamaron de Epic Pictures [productora y distribuidora de ‘Tales of Halloween’] para proponerme una nueva antología, me reuní con Alejandro, quien me recordó que habíamos hablado ya de la posibilidad de hacer una que se enfocara en el aspecto latino”, fue lo primero que nos dijo el director a través de una conexión de Zoom.

“Eso me llamó mucho la atención, porque yo nací y crecí en Los Ángeles, pero mis padres son de El Salvador”, precisó. “No sabía mucho de las leyendas de Latinoamérica, más allá de La Llorona y El Chupacabra; y la verdad es que hay tantas cosas diferentes. Como El Cucuy y El Silbón. Y nadie había hecho algo así”.

Desde el principio, la idea fue hacer una película bilingüe, lo que, según Méndez, tuvo que ver más con las circunstancias de producción que con una decisión ideológica. “Gigi [Saúl Guerrero, una de las directoras] estaba filmando en México y no iba a encontrar a actores estadounidenses que hablaran bien inglés, del mismo modo en que Demián [Rugna, otro de los directores] no los iba a encontrar en Argentina”, retomó nuestro entrevistado. “Alejandro y yo filmamos aquí, en Los Ángeles, por lo que podíamos tener actores latinos que hablaran inglés”.

Saúl Guerrero afirma que Mendez y Brugués la convencieron de participar en “Satanic Hispanics” simplemente con el nombre que iba a tener la cinta. “No sabía bien de qué estaban hablando, pero les dije que, con ese título, a huevo que lo iba a hacer”, comentó ella antes de soltar una risa.

Para los amantes del terror, el nombre suena probablemente encantador; pero no sucederá probablemente lo mismo con otros espectadores, sobre todo los que son conservadores y muy religiosos. “Como mi mamá”, señaló de inmediato la directora cuando mencionamos el tema. “Le encantó que yo fuera parte de esta película, pero la verdad es que está bastante preocupada por mí. Ella va a la iglesia todos los domingos. Siempre intenta que la acompañe, pero pues no, no se puede”.

El nombre del filme provino originalmente de un director de videos musicales con el que Méndez estaba trabajando en calidad de productor. En medio de las grabaciones, que se estaban haciendo para la popular banda de thrash metal Municipal Waste, este director resaltó ante nuestro entrevistado el hecho de que casi todo el equipo técnico era latino. “Mira, somos los ‘satanic hispanics’”, le dijo, a modo de broma.

Curiosamente, en YouTube, existe un video de una persona llamada Enrique Sánchez que representa supuestamente a una asociación llamada Spanish United y que exige boicotear la película, basado únicamente en su nombre. Dos semanas después de su publicación, el clip ha sido visto 25 veces, por lo que no parece tener mayor relevancia. Pero nuestros entrevistados lo conocen.

Read more: CRÍTICAS. Gael como luchador, Pinochet como vampiro y más estrenos en salas y plataformas

“Lo hemos visto; el pobre está trabado con 11 firmas desde la semana pasada con el pedido que hizo, y hasta sentimos que deberíamos ayudarlo, que deberíamos firmar ahí y darle un empujón, ¿no?”, se burló Brugués.

“La película es todo lo contrario de lo que esta persona cree”, agregó. La hicimos justamente porque los latinos no tenemos películas de terror que sean de episodios. En las de los años ‘80, con las que crecimos, no hay un solo personaje latino. Y la idea era cambiar eso, hacer algo donde mostráramos el talento latino detrás y frente a las cámaras, donde habláramos de nuestros problemas, donde habláramos de nuestras historias y donde tomáramos las riendas de nuestra propia narrativa”.

De hecho, el estreno de “Satanic Hispanics” coincide con el inicio del Mes Nacional de la Herencia Hispana en Estados Unidos. “Creo que cada uno puede celebrarlo como le parezca conveniente”, retomó Méndez. "Nosotros tenemos esta película y queremos dar ese empujón por la parte latina, que creo que es algo que está sucediendo ahora en diferentes formas”.

“Hay varias películas latinas que se han estrenado últimamente y tenemos que apoyarlas, sin importar el género al que pertenezcan”, comentó. “Está ‘Blue Beetle’, estuvo ‘Flamin’ Hot’ un poquito antes, estuvo ‘Miguel Wants to Fight’. Si queremos vernos reflejados en la pantalla, tenemos que ir a verlas, porque nadie lo va a hacer por nosotros”.

Un viajero misterioso

“The Traveller” está protagonizado por Efren Ramírez, el actor angelino de ascendencia salvadoreña que sigue siendo recordado por su interpretación del icónico Pedro Sánchez en la película de culto “Napoleon Dynamite” (2004), y que se pone aquí en la piel de un sujeto misterioso que ha sido arrestado por la policía en una casa de El Paso, Texas, donde se ha producido una masacre de inmigrantes indocumentados.

A lo largo de su conversación con los agentes, el detenido va revelando información que lo conecta con sucesos sobrenaturales y que está relacionada con los episodios que siguen. “Él hizo algo diferente, algo arriesgado, al interpretar a un personaje que era muy serio”, aseguró Méndez. “Yo no estaba seguro de que fuera la persona adecuada para este papel hasta que me llamó, metido en el personaje y con un fondo de música muy particular”.

El personaje de Ramírez habla mayormente en inglés, pero dice también cosas en español y hasta en náhuatl. “Efren revisó varios libros y aprendió diferentes lenguas, como francés, italiano y sí, náhuatl”, se maravilló Méndez. “Quisimos poner todo eso para dar a entender que su personaje ha recorrido mucho el mundo”.

La conclusión del episodio -que es también el desenlace de la cinta- se encuentra coronada por una escena que debería quedar marcada en los anales del cine de terror y de la que no podemos hablar en detalle porque eso significaría caer en ‘spoilers’.

“Quería empezar con algo que pareciera la típica historia de carteles de la droga, para pasar luego a algo que tuviera que ver con la mitología y la Santa Muerte”, explicó Méndez. “Y quería explorar algo mucho más grande que las historias que siempre se dicen de nosotros, que son de pandillas, de inmigrantes cruzando la frontera y de drogas”.

Pese a la enorme eficacia de la secuencia, el cineasta asegura que casi todo lo que se ve se hizo sin ayuda de la CGI. “Eso fue algo en lo que todos los directores estuvimos de acuerdo de manera implícita”, aseveró. “Nunca exigimos que no hubiera trucos digitales, pero todos crecimos con las películas de [los especialistas de maquillaje para efectos especiales] Rick Baker y de Rob Bottin, y nos gustan definitivamente los efectos prácticos”.

Read more: Los monstruos latinoamericanos tendrán sus propios laberintos en las Horror Nights de Universal

Un poco de diversión

No cabe duda de que una de las películas más impactantes en la historia del cine de terror latinoamericano es “Juan de los Muertos” (llamada “Juan of the Dead” en Estados Unidos), una comedia de zombis que se filmó en La Habana, Cuba, y que presentaba una epidemia de muertos vivientes que el gobierno castrista adjudicaba a un ataque de “los imperialistas”.

Su director, Alejandro Brugués, nació en Argentina porque su padre, un diplomático cubano, se encontraba trabajando allí en ese momento. Pero nunca recibió la nacionalidad gaucha, ya que la dictadura militar impidió que su nacimiento se registrara.

A lo largo de la infancia, viajó con su familia a lo largo de Latinoamérica, aunque, posteriormente, se fue a Cuba, donde permaneció hasta hace diez años, cuando se mudó a Los Ángeles, donde permanece todavía.

Y a pesar de que su episodio, “The Hammer of Zanzibar”, se filmó en el Sur de California, la conexión con la isla permanece, porque la historia que cuenta trata de unos jóvenes estadounidenses que desatan una maldición caribeña luego de meterse donde no deben.

“Originalmente, tenía la idea de que esto fuera un largometraje y de que una parte del mismo sucediera en Cuba”, nos dijo Brugués. “De todos modos, así como quedó, traté de ser bastante fiel a las religiones afrocubanas, desde el hecho que lo que se cuenta está basado en la primera experiencia que yo tuve haciendo cine”.

A finales de los ‘90, este cineasta trabajó como asistente de cámara para un documental español donde se grabaron varias ceremonias de santería. “Las cosas que vi durante esos días nunca se fueron de mi cabeza”, recordó, sin entrar en detalles.

“The Hammer of Zanzibar“ se encuentra marcado por una influencia de Robert Rodríguez que su autor no rechaza. “Y no solo eso; también está influenciado por Quentin Tarantino, Sam Raimi y muchos más”, afirmó. “Un amigo me acaba de decir que tiene algo de John Woo. Hay un montón de influencias distintas; y eso era justamente lo que quería hacer[.

“Cuando muchos de nosotros empezamos a trabajar en esta antología, veníamos de experiencias con otras películas que habían sido muy duras”, añadió. “Y yo creo que una parte de exorcizar nuestros demonios era hacer lo que nos diera la gana. En este caso, para mí, se trataba de dejar fluir estas influencias, provenientes de gente que me hizo amar el cine y que me hizo querer hacer películas”.

En palabras de Méndez, la estética referida era, en realidad, común a la antología entera. “Creo que toda la película tiene un poquito de Robert Rodríguez”, afirmó. “‘From Dusk til Dawn’ y ‘Desperado’ tenían el carácter que queríamos reflejar aquí, con todo lo del fuego latino, la violencia y los monstruos”.

Misticismo ancestral

Pese a que ha participado en varias antologías, como lo han hecho también Méndez y Brugués, Saúl Guerrero cree que esta es la primera que tiene un sabor latino realmente amplio y que considera las diferencias culturales de los distintos países de los que provenimos.

“Cada uno de los directores tenía total libertad para crear la historia que representara a su lugar de origen”, afirmó. “Para mí, la opción natural fueron los nahuales, que son como los hombres-lobo latinos pero tienen a la vez algo muy espiritual, lo que me permitió hacer algo violento y sangriento, pero con un toque ‘mexa’”.

Read more: Adriana Barraza se reencuentra con el terror y la diversión al ponerse al frente de ‘Bingo Hell’

En “Nahuales”, un político que ha atentado contra la Madre Tierra termina en las manos de una tribu indígena que no se encuentra dispuesta a perdonar sus afrentas contra el ecosistema y que, por supuesto, posee algunos poderes fuera de lo común.

En las culturas mesoamericanas, los nahuales son seres sobrenaturales que pueden transformarse en animales -definidos como ‘animales espirituales’ que corresponden a cada individuo- y practicar la brujería. “Me parecía interesante que los mexicanos que crecemos con el ‘background’ católico vemos estas costumbres como algo que hay que temer, como algo malo, como algo de lo que no deberíamos hablar”, dijo la cineasta.

“La verdad es que hay motivos para que lo veamos de una manera tan oscura, porque se dice a veces que los nahuales usan su animal espiritual para hacer algo violento, para la venganza”, agregó. “En este segmento, yo quería mostrarlos como los buenos, como entidades que se vengan, sí, pero de algo que vale la pena”.

En ese sentido, Saúl Guerrero se siente orgullosa de haber podido filmar su segmento en Catemaco, Veracruz, un “destino místico” que, además de lucir estupendamente en el episodio que dirige, es el favorito de varios políticos mexicanos con pretensiones de poder, quienes acuden al lugar para hacer sesiones de ‘limpias’ antes de los procesos electorales en los que participan.

“Siento que los mexicanos tenemos creencias tan diferentes, como la de la Santa Muerte y la brujería, porque hemos perdido la fe en el gobierno”, concluyó la directora. “Ante esa ineficacia, no nos queda más que crear algo sobrenatural que nos pueda proteger”.

Suscríbase al Kiosco Digital
Encuentre noticias sobre su comunidad, entretenimiento, eventos locales y todo lo que desea saber del mundo del deporte y de sus equipos preferidos.
Sign me up.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.