Cineastas Contemporáneas laboran por una industria libre de misoginia

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 17 (EL UNIVERSAL).- Cambios en las escuelas de cine, quitarse etiquetas mentales creativas y comenzar desde la niñez una educación libre de machismo, es algo de lo que se necesita para hacer un cine mexicano fuera de la misoginia e incluyente.

La mañana de este viernes un grupo de realizadoras, entre ellas Fernanda Valadez ("Sin señas particulares"), Elisa Miller ("Ver llover"), Lucía Gajá ("Desde adentro"), Luna Marán ("Tío Yim") y Astrid Rondero ("Los días más oscuras de nosotras") integraron un conversatorio que analizó la situación de la mujer en el medio fílmico.

También estuvieron las directoras Claudia Sainte-Luce ("Los insólitos peces gato"), María Sojob ("Tote abuelo"), las cineastas especialistas en animación Sofía Carrillo ("Cerulia") y Rita Basulto ("Lluvia en los ojos"), así como la actriz y realizadora Ángeles Cruz ("Nudo mixteco").

"Esta industria no ha generado muchos arquetipos y nos los hemos comprado. No nada más pasa en México, sino en el mundo. Se ha generado el catalogar personas por género o raza y esas etiquetas nos atraviesan a todas y todos estando de un lado u otro", indicó Cruz.

"Es ver qué hacemos para quitar esas etiquetas de la cabeza y cómo se construyen las historias, es una revisión de cada quien desde su perspectiva. Debemos reconocer que somos parte también del problema", agregó.

El encuentro se dio a instancia del Festival Internacional de Cine de Morelia por la presentación del proyecto Compendio de Cineastas Contemporáneas que busca promover una industria más igualitaria y con perspectiva de género.

Valadez, ganadora en San Sebastián con su ópera prima, recordó su paso por el Centro de Capacitación Cinematográfica, una de las dos principales y más antiguas escuelas de cine en México.

Ahora tanto el CCC como el ENAC (antes CUEC, de la UNAM) buscarán que sus grupos sean equitativos en género, algo que no pasaba hasta hace poco.

"Me tocó algo bastante complicado, pues se daba por sentado que el cineasta o el director de fotografía sería varón. La misoginia no sólo es en compañeros, sino maestros y directivos. Se están dando pasos importantes y reconocer cambios positivos, pero aún hay muchas cosas que hacer", destacó.

Miller, ganadora de la Palma de Oro 2007, consideró que aún puede verse machismo en los rodajes.

"En los grandes debo pasarme los primeros 15 días demostrando lo que quiero y que tengo oficio, en vez de sólo estar dirigiendo. Sentir miradas de '¿ésta vieja qué?' y es muy fuerte, y eso que hago equipos mixtos. Es importante reeducarnos todos. Uno se tiene que parar con pantalones y huevos y decir soy la directora", expuso.

Marán, por su parte, subrayó que toda la estructura nacional debe cambiarse, pues se vive en un sistema patriarcal y racista, de lo cual ninguna industria sale.

"Pasa por garantizar el derecho a la educación, pero gratuita, laica, antiracista y antipatriarcal y esos espacios nos va a tocar como generación construir esos diálogos. Y cómo las plataformas aseguren que las narrativas (de series y películas) sean antirracistas", concluyó.

El Compendio de Cineastas Contemporáneas

Desde este viernes y durante seis semanas, dos por cada una, el FICM presentará en su página y redes sociales, videos de las realizadoras.

Y a través de FilminLatino, Cinépolis Klic y el sitio del festival se exhibirán algunos de sus trabajos cinematográficos entre cortos y largometrajes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.