Cine mexicano e internacional ha puesto sobre la mesa tema del aborto

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 7 (EL UNIVERSAL).- No ha sido motor recurrente en el cine mexicano e internacional, pero el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo en el tema el aborto, ha tenido espacio.

En 2007 la cinta rumana "4 meses, 3 semanas y 2 días" cimbró al Festival Internacional de Cine de Cannes obteniendo la Palma de Oro.

Dirigida por Christian Mungiu, se situaba en la época en que el Partido Comunista decretó una ley antiaborto provocando que medio millón de mujeres murieran por querer practicarse un legrado clandestino.

La historia sigue a una chica que resulta icónica sobre la manera en que las mujeres tenían miedo de decidir sobre su cuerpo, teniendo todo en contra para hacerlo.

En la producción mexicana "El crimen del Padre Amaro" un amor prohibido entre un religioso (Gael García Bernal) y una feligresa (Ana Claudia Talancón), termina en tragedia.

Mientras él se deslinda del producto, ella hace todo lo que está en sus manos, sin que haya la mayor seguridad sanitaria, para deshacerse del mismo y no se vea afectada su vida.

En "Punto y aparte", dirigida por Paco del Toro y estrenada en 2002, se abordan las consecuencias morales de un aborto.

Protagonizada por Geraldine Bazán, Evangelina Sosa, José Luis Reséndez y Mauricio Islas la película presenta dos parejas en casos similares. Una es obligada a no tener al bebé y la segunda discute sobre el hecho de que el pequeño sirva para vender sus órganos.

El año pasado, en el Festival Internacional de Cine de Morelia, dos cortometrajes tocaron el tema del aborto: "Pinky promise", de Indra Villaseñor y "Vera", de Juan Ordorica.

"Pinky promise", ganador a Mejor Corto, cuenta la historia de una adolescente de 15 años quien queda embarazada y decide pedir ayuda a una chica que no es su amiga para realizarse un legrado. La historia de 15 minutos muestra la empatía entre ambas.

Vera, en tanto y con cierto sentido del humor, sigue a una joven que se pregunta si falló el látex o fue error humano, tomando medidas de emergencia, pero no está preparada para algo que verá inesperadamente.

Hace dos años, en 2019, el mexicano Eduardo Verástegui presentó su filme "Inesperado", basado en la vida de la estadounidense Abby Johnson, quien fuera directora de una clínica que ayudaba a abortar a mujeres.

Un día Johnson vio un ultrasonido y eso le hizo cambiar su visión sobre el tema. Verástegui presentaba el filme diciendo que muchas mujeres que lo practican, lo hacen por no tener toda la información necesaria.

El argentino Juan Solanas realizó el documental "Que sea ley", dando seguimiento puntual al proceso de legalización del aborto en Argentina.

En el país pampero se produjo "Vicenta", de Darío Doria, con tintes de animación. Muestra el caso real de una habitante pobre cuya hija de 19 años queda embarazada por abuso intrafamiliar. Cuando la mujer pide una interrupción del embarazo, una jueza lo impide.

Y en Amazon Prime Video se puede encontrar "Never rarely sometimes always" sobre dos primas que viajan a Nueva York, luego de enterarse del embarazo accidental de una de ellas.

En otros títulos como "Dirty dancing", el tema es tocado superficialmente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.