Cigarrillos y alcohol sin impuestos, la estrategia de Boris Johnson para ganar adeptos al Brexit

LA NACION

LONDRES (AFP).- En medio del caos generado ante el cierre del Parlamento y la falta de acuerdo para la salidadel Reino Unido de la Unión Europea, el gobierno de Boris Johnson intenta encontrar algo de esperanza para el Brexit donde sea. Como en los precios de los productos. Por ello, el secretario del Tesoro, Sajid Javid, anunció que cuando el país deje de formar parte del bloque reintroducirá las compras libres de impuestos de cigarrillos y alcohol con efecto inmediato.

De acuerdo con lo publicado por el diario The Guardian, quienes viajen hacia o desde el Reino Unido podrán disfrutar de estos productos sin impuestos especiales, lo que significa que una botella de vino comprada en el aeropuerto saldría casi tres dólares menos. Según las cifras proporcionadas por el Tesoro, alguien que compra dos cajas de cerveza ahorraría, por ejemplo, 15 dólares.

"Mientras nos preparamos para salir de la UE, me complace poder respaldar a los viajeros británicos. Queremos que las personas disfruten de sus vacaciones duramente ganadas y esta decisión ayudará a que el dinero de los veraneantes vaya un poco más allá", dijo el funcionario.

De todos modos, la quita de los impuestos solo se aplicará si la nación abandona la UE sin un acuerdo porque, de la otra forma, con consentimientos de las partes, permanecería en el mercado único y en la unión aduanera durante un período de transición. Entonces, al final de ese período, el Reino Unido debería decidir si se mantiene alineado con las normas del bloque o establece sus propias reglas.

Desde hace tiempo la industria del turismo reclama al gobierno británico que reintroduzca las compras libres de impuesto, que fueron suspendidas cuando se entró al mercado único. Este tipo de transacciones están actualmente habilitas solo para viajeros a países que no forman parte de la comunidad.

La promesa actual

El primer ministro británico, Boris Johnson, se mostró hoy determinado a esforzarse por encontrar un nuevo acuerdo de divorcio con Bruselas, tras ver bloqueada por el parlamento la posibilidad de un Brexit sin acuerdo y denegadas unas elecciones anticipadas para salir del bloqueo.

Johnson recibiría por la tarde a los líderes del pequeño partido unionista norirlandés DUP -su aliado clave en el parlamento hasta que perdió la mayoría la semana pasada-, Arlene Foster y Nigel Dodds, anunció un portavoz de Downing Street.

Hasta ahora, el punto más complicado del acuerdo que negoció Theresa May con los 27 y que Johnson quiere cambiar es cómo evitar la reinstauración de una frontera entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, país miembro de la UE.

"Iré a esa cumbre crucial en Bruselas el 17 de octubre y no importa cuántos dispositivos invente el parlamento para atarme las manos, me esforzaré por llegar a un acuerdo en aras del interés nacional", afirmó Johnson por la madrugada en el parlamento después de haber pedido su principal baza negociadora: la amenaza de un Brexit de caóticas consecuencias.

Ayer fue firmada por la reina Isabel II una ley, aprobada de urgencia la semana pasada por una "alianza rebelde" de legisladores, que lo obliga a pedir una nueva prórroga del Brexit si al 19 de octubre no consiguió un trato aceptable con Bruselas, o la luz verde de los diputados para una salida brutal.