Las cifras de COVID en Australia alcanzan su punto álgido

·2  min de lectura
Muestras sanguíneas de anticuerpos en un centro de pruebas de COVID-19 en el aeropuerto de Sídney

SÍDNEY, 28 dic (Reuters) - Australia registró el martes otro aumento récord de infecciones por COVID-19, ya que un brote de la variante ómicron, altamente infecciosa, perturbó la reapertura de la economía, mientras las autoridades estatales discutían sobre los controles fronterizos internos.

El país informó de 11.264 nuevos casos del coronavirus en la jornada anterior, según un cálculo de Reuters de las cifras estatales, superando de nuevo su máximo de un día antes, mientras lidia con una reapertura prevista mientras la nueva variante hace estragos.

Se registraron cinco muertes por COVID-19, lo que eleva el total de víctimas mortales a algo más de 2.200 desde el inicio de la pandemia. Las autoridades no especificaron si alguna de las nuevas muertes estaba relacionada con la variante ómicron.

Esta variante, que según los expertos médicos es más transmisible pero menos virulenta que las cepas anteriores, comenzó a propagarse en Australia justo cuando el país se puso en marcha con los planes de reapertura definitiva tras casi dos años de confinamientos intermitentes.

Con la reanudación del aumento del número de casos -a pesar de una tasa de vacunación de más del 90% de los australianos mayores de 16 años-, los dirigentes estatales del país han recuperado algunas medidas de contención, como el uso obligatorio de mascarillas y el registro con códigos QR en lugares públicos.

El aumento del número de casos también ha provocado el autoaislamiento obligatorio de miles de trabajadores de los sectores de la hostelería, el ocio y las aerolíneas -los más afectados por los confinamientos-, lo que ha provocado la cancelación de espectáculos teatrales, el cierre de restaurantes y el aplazamiento de vuelos.

El brote también ha alimentado una reanudación de los conflictos políticos internos que definieron gran parte de la pandemia, ya que algunos estados se resisten a los llamamientos para eliminar los controles fronterizos internos.

La frontera internacional de Australia sigue cerrada de hecho, pero los ciudadanos australianos pueden regresar sin la cuarentena obligatoria en el hotel y el país ha dicho que permitiría la entrada de ciertos trabajadores cualificados y estudiantes extranjeros.

(Reporte de Byron Kaye; Edición de Michael Perry y Raju Gopalakrishnan, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdansk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.