En el cierre, Fernández, Kicillof, Máximo y Massa apostaron a todo nada contra Juntos por el Cambio

·5  min de lectura
El presidente Alberto Fernández en el acto de cierre de campaña del Frente de Todos en Mar del Plata, junto a Kicillof y Tolosa Paz
Mara Sosti

MAR DEL PLATA.- Durante casi dos horas, desde el escenario central plantado esta tarde junto al mar, en el cierre de la campaña bonaerense del Frente de Todos, pero también desde los otros dos escenarios montados en Junín y Bahía Blanca, precandidatos y gobernadores hicieron fila para sacudir a la oposición, con críticas enfocadas principalmente en la pasada gestión de Cambiemos, pero también para señalarla como amenaza de un futuro de más ajuste y otros males para el país si vuelven al poder.

El gobernador Axel Kicillof, que dedicó al tema más de media hora de su largo discurso, fue bastonero central en la encendida crítica a las principales figuras de Juntos por el Cambio . “No podemos volver para atrás, no podemos votar a los que endeudaron, saquearon, bajaron sueldos y que hicieron los tarifazos”, dijo, y acusó a los referentes opositores de “instrumentar otra estafa electoral”.

El presidente Alberto Fernández acompañó ese eje, pero cerró la velada en tono más moderado y abrazado a resaltar logros de su administración en medio de la pandemia. “Estoy orgulloso de lo que hicimos”, remarcó, al enumerar la asistencia sanitaria y las acciones de apoyo al comercio y las empresas, que resumió como una defensa y recuperación del trabajo.

“El domingo hay dos modelos de país, uno que piensa en ustedes y otro que piensa en ellos: voten por ustedes por el pueblo, por los argentinos, por las enfermeras, enfermeros, por los médicos, las médicas, por las maestras y los maestros”, reclamó. Mañana, en Tecnópolis, será el acto central de cierre de campaña del Frente de Todos, entonces sí con la vicepresidenta de la Nación y jefa política de la fuerza, Cristina Fernández.

El jefe de Estado y el mandatario bonaerense estuvieron en Mar del Plata junto a Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollán, que encabezan la lista de precandidatos a diputados nacionales por la provincia. En Bahía Blanca la figura central fue el jefe del bloque de diputados oficialistas, Máximo Kirchner, en tanto en Junín la voz al llevó el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa.

El hijo de la vicepresidenta también eligió un tono más calmo en sus expresiones, que de todos modos también apuntaron centralmente contra Juntos por el Cambio. Criticó a Horacio Rodríguez Larreta por su proyecto de modificar el sistema de indemnizaciones laborales y anticipó una futura batalla presidencial en dos años: “Los jefes de gobierno (de Capital) siempre endeudaron el país” , dijo. Hábil orador, se le notó y mucho lo que algunos leyeron como un fallido: “El desastre económico, social de una profundidad inimaginada a fines de 2015 que había dejado la administración de Macri en nuestro país era muy grande y profunda”, dijo, cuando quiso explicar el estado del país que recibió Alberto Fernández y confundió la fecha.

A Massa le tocó hacer base en la tierra de Mario Meoni, el exministro de Transporte fallecido este año en un accidente automovilístico. Dese allí se engolosinó con el contraste entre las principales propuestas que confrontan en las urnas a partir del próximo domingo. “En una están los que soñamos con un país libre, desendeudado, invirtiendo en obra pública en lugar de deuda, y en otra los que endeudaron a la Argentina en 1 minuto 27 segundos con una deuda impagable” , apuntó. También acusó a la oposición de ser los que “transformaron el trabajo en planes sociales” y “los que descontaron el 13% a los jubilados”.

Todos se concentraron en el juego de exponer cuanto pudieron a las figuras de Juntos por el Cambio que pasaron de competir en Capital Federal a provincia, o viceversa. “Podrán mudarlos de un distrito a otro para disimular sus fracasos, pero son los mismos que dejaron a Argentina sin proyecto de desarrollo económico”, dijo Massa. “Hay candidatos que no se quedaron en la provincia y decidieron cruzar el Riachuelo”, afirmó Tolosa Paz para socavar la figura de María Eugenia Vidal, precandidata ahora en la metrópoli. “No quieren debatir, buscan esconder a la cabeza de un proyecto que no cumplió”, acusó Kicillof, que hasta se permitió ahondar en internas de la principal oposición.

Tolosa Paz ofició en este particular acto a tres pantallas como conductora y presentadora de cada una de las figuras. Aquí, en el teatro Auditórium, ante unos 500 invitados que cubrieron la mitad de la capacidad de la sala, buen resguardo ante un contexto de tormenta y vientos que castiga a la costa atlántica en su conjunto.

Uno más enfático, otro más templado, Kicillof y Fernández se turnaron para tildar a Macri de mentiroso y descuidado de la gestión . “Lo desmintió a Alberto cuando le dijo lo que piensa, cuando le dijo que se muera el que se tenga que morir”, recordó el primero sobre el contenido de una charla que, según Fernández, tuvieron el actual Presidente y su antecesor sobre el inicio de la pandemia. “Te va a llamar el presidente del Banco Central, yo me voy a ver a Boca”, recordó luego el jefe de Estado, para señalar la liviandad con que Macri le habría anticipado una medida que tomaría en el tramo final de su mandato. “Fue el cepo (cambiario)”, aclaró luego.

La presencia en esta ciudad entusiasmó en estas figuras políticas algunos anuncios de gran prosperidad para lo que viene, favorecido por una caída en el ritmo de contagios y mayor índice de vacunación. “Prepárense para la más extraordinaria temporada que se tenga memoria” , anticipó Gollán, que meses atrás supo cuestionar y mucho cualquier acción de promoción del turismo. A veces a contramano del gobierno nacional.

El Presidente acompañaría luego ese pronóstico: pronosticó que, “en diciembre, Mar del Plata volverá a ser feliz”, en referencia a una mayor normalidad que permita un regreso importante de turistas. Y ya de mejor humor, se permitió jugar con su figura física, blanco de algunas críticas y bromas por algunos descuidos. “Estoy más gordo y ojeroso”, se describió. Lo primero lo atribuyó a la “angustia” que lo lleva a comer dulces. En cuanto a las ojeras, explicó que se las causó “cuidar al pueblo” en jornadas de trabajo que –dijo– comienzan a las 7 y terminan de madrugada. “Estoy orgulloso de ellas”, remarcó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.