Perú: un maestro de izquierda radical dio la sorpresa en una elección que se definirá en ballottage

·5  min de lectura
Pedro Castillo, tras emitir su voto en Cajamarca
-

LIMA.- El profesor de izquierda radical Pedro Castillo y el economista de derecha Hernando de Soto lideran el escrutinio de los comicios del domingo en Perú, según el resultado parcial de la oficina electoral (ONPE) tras procesar el 52% de los votos.

Castillo consigue el 16,3% y De Soto, el 13,5%, unos resultado que abren la puerta a una segunda vuelta, el 6 de junio, para elegir presidente.

En tercer lugar aparecen empatados el empresario ultraconservador Rafael López Aliaga y Keiko Fujimori (derecha populista) con el 12,9%, según un informe de la ONPE.

“Hoy el pueblo peruano se acaba de quitar la venda de los ojos”, dijo Castillo, un profesor y sindicalista de 51 años, en su natal Cajamarca.

“Es evidente que el margen es estrecho”, declaró en Lima De Soto, de 79 años, el candidato con mayor fuste internacional de los 18 en competencia.

Hernando de Soto saluda antes de votar
-


Hernando de Soto saluda antes de votar (-/)

Castillo fue la sorpresa en la recta final de los comicios al colocarse en los primeros lugares, en unos ajustados comicios presidenciales y parlamentarios.

El dirigente ha reunido el descontento de muchos pobres, sobre todo en del interior del país. Entre sus promesas destaca la redacción de una nueva Constitución para debilitar a la elite empresarial y dar al Estado un rol más dominante en la economía.

Keiko Fujimori votó en Lima
GIAN MASKO


Keiko Fujimori votó en Lima (GIAN MASKO/)

En los comicios los peruanos eligen también a los 130 miembros del Congreso, que según los sondeos continuaría siendo muy fragmentado, con 10 o 12 partidos dispersos políticamente, un escenario complicado para el futuro gobierno de cinco años.

Descrédito

La clase política peruana está envuelta en un fuerte descrédito. Todos los expresidentes que gobernaron desde 1985 están salpicados de corrupción, algunos encarcelados o arrestados. Uno se suicidó antes de ser capturado por la policía y dos, pese a estar procesados, postulan a la presidencia y al Parlamento. En 12 años, 57 exgobernadores y 2.002 exalcaldes fueron enjuiciados o están prófugos. Una auditoría en 2019 halló que la corrupción consumía a diario 17 millones de dólares, cifra suficiente para alimentar a los pobres del país.

En medio de la pandemia, los peruanos sufren las consecuencias de los choques entre el Parlamento y el Ejecutivo que generaron una crisis en noviembre y provocaron tres presidentes en una semana. Una de las consecuencias ha sido el atraso en la compra de vacunas contra el -covid-19 que apenas se han aplicado a menos del 2% de la población. También han descubierto con desilusión cómo un puñado de privilegiados, incluido el entonces presidente Martín Vizcarra y su familia, se vacunaron en secreto.

Claudia Navas, analista de riesgos políticos, sociales y de seguridad de la firma global Control Risks, dijo que la fragmentación de las elecciones es el resultado de un sistema político que tiene 11 partidos que carecen de cierta cohesión ideológica, lo que lleva a los votantes a decidirse justo cuando se enfrentan a la votación. Añadió que los peruanos en general no confían en los políticos, siendo la corrupción uno de los principales motores de la desilusión hacia el sistema político.

Navas indicó que la elección del Congreso probablemente dará lugar a una legislatura dividida en la que ningún partido tendrá una mayoría clara y las alianzas políticas seguirán siendo de corta duración. Señaló que es probable que el nuevo Congreso siga ejerciendo su autoridad de destitución para reforzar su propia influencia y bloquear cualquier iniciativa que amenace su propio poder.

“Es probable que sigamos viendo un populismo legislativo significativo, esto implica movimientos que buscan satisfacer las necesidades y demandas públicas a corto plazo en detrimento de la sostenibilidad a medio y largo plazo”, dijo Navas. “Independientemente de quién gane, creemos que es poco probable que el presidente termine su mandato por la postura de tipo populista del Congreso y es probable que el riesgo de inestabilidad política persista durante la administración”.

Los candidatos

Castillo, candidato de Perú Libre, plantea elaborar una nueva constitución que reemplace a la de 1993 y expulsar a los extranjeros ilegales. Dice que desactivará el Tribunal Constitucional y nacionalizará los yacimientos mineros, petroleros y energéticos.

El maestro rural se hizo conocido en todo Perú en 2017, cuando lideró una huelga de maestros que duró varios meses con el fin de incrementar las remuneraciones. Su crecimiento en las encuestas empezó hace pocas semanas. Aunque se declara de izquierda, tiene posiciones conservadoras: está en contra del enfoque de género en el currículo escolar, se opone al aborto, el matrimonio igualitario y la eutanasia.

Pedro Castillo
-


Pedro Castillo (-/)

El economista Hernando de Soto, de 79 años, es el candidato de mayor edad en los comicios. Su presencia detrás de las cortinas del poder es antigua. Asesoró a su ahora rival Keiko Fujimori y al padre de ella, el encarcelado expresidente Alberto Fujimori (1990-2000). También a los exlíderes Muamar El Gadafi de Libia y Hosni Mubarak de Egipto.

De Soto postula por un partido al cual se afilió hace poco más de medio año. En las últimas semanas generó polémica porque dijo que se vacunó de forma privada en Estados Unidos y aseguró que, de llegar al poder, los privados se encargarán de vacunar a los peruanos.

Por su parte Keiko Fujimori, de 45 años, postula por tercera vez y aspira a gobernar desde la derecha con ``mano dura’', en referencia a la década del gobierno de su padre 1990-2000, que fue posteriormente condenado a 25 años de cárcel por corrupción y el asesinato de 25 peruanos.

Agencias AFP, AP y Reuters