Cientos de personas son halladas en un cementerio masivo después de que los rusos abandonen ciudad de Ucrania

·3  min de lectura
Un militar ucraniano camina entre las tumbas de civiles y soldados ucranianos, en su mayoría no identificados, en un cementerio improvisado en la ciudad de Izium

Por Tom Balmforth y Vitalii Hnidyi

KIEV/KUPIANSK, Ucrania, 16 sep (Reuters) - Las autoridades ucranianas dijeron que encontraron un cementerio con 440 cuerpos, principalmente de civiles, en una ciudad del noreste del país recapturada de manos de las fuerzas rusas, y lo calificaron como una prueba de los crímenes de guerra cometidos por los invasores en el territorio que ocuparon durante meses.

"Rusia está dejando muerte tras de sí en todas partes y debe ser hecha responsable", dijo el presidente ucraniano Volodímir Zelenski en un discurso por video durante la noche.

El emplazamiento en Izium, antiguo bastión ruso en la línea de frente, sería el mayor entierro masivo hallado en Europa desde los encontrados tras las guerras de los Balcanes de la década de 1990. Las fuerzas ucranianas retomaron Izium después de que miles de tropas rusas huyeron de la zona, abandonando armas y municiones.

El jefe de la policía ucraniana, Ihor Klymenko, dijo en una conferencia de prensa que todos los cuerpos recuperados hasta ahora en el lugar parecían ser de civiles, aunque había información de que algunos soldados podrían haber sido enterrados allí también.

"Durante meses, el terror, la violencia, la tortura y los asesinatos en masa han estado presentes en los territorios ocupados", tuiteó en inglés Mykhailo Podolyak, asesor de Zelenski, con fotos de un bosque salpicado de cruces de madera en un terreno embarrado. Una enorme fosa estaba rodeada con cinta roja y blanca.

"¿Alguien más quiere 'congelar la guerra' en lugar de enviar tanques? No tenemos derecho a dejar a la gente sola con el Mal".

Rusia no comentó inmediatamente los informes sobre el lugar del entierro masivo. En el pasado ha negado que sus tropas cometan atrocidades en el conflicto. Moscú califica sus acciones en Ucrania de "operación militar especial" para desarmar a su vecino.

En Kupiansk, una ciudad al noreste del país con enlaces ferroviarios cuya captura parcial por las fuerzas de Kiev el sábado cortó las líneas de suministro de Rusia y provocó el rápido colapso en el frente, pequeñas unidades de tropas ucranianas aseguraban una ciudad fantasma casi desierta.

SANGRE EN EL SUELO

En Kupiansk, a unos 60 kilómetros al norte de Izium, una comisaría de policía anteriormente ocupada por Rusia fue abandonada apresuradamente.

Banderas rusas y un retrato del presidente Vladimir Putin yacían en el suelo de la comisaría entre cristales rotos. Los registros habían sido incendiados. Detrás de las puertas de acero de las celdas de la estación había sangre en el suelo y manchas en los colchones.

Después de una semana de rápidos avances en el noreste, los funcionarios ucranianos han tratado de amortiguar las expectativas de que puedan seguir avanzando a ese ritmo. Dicen que las tropas rusas que huyeron de la región de Járkov se están atrincherando y planean defender el territorio en las provincias vecinas de Lugansk y Donetsk.

"Por supuesto, es extremadamente alentador ver que las fuerzas armadas ucranianas han sido capaces de recuperar territorio y también de atacar detrás de las líneas rusas", dijo el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, a la radio de la BBC.

"Al mismo tiempo, tenemos que entender que esto no es el principio del fin de la guerra. Tenemos que estar preparados para el largo plazo".

Putin aún no ha comentado públicamente el revés sufrido por sus fuerzas en el campo de batalla este mes. Funcionarios ucranianos afirman que se han retomado 9.000 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de la isla de Chipre.

Ucrania también ha lanzado una gran ofensiva para recuperar territorio en el sur, donde pretende atrapar a miles de tropas rusas aisladas de los suministros en la orilla occidental del río Dnipro, y retomar Jersón, la única gran ciudad que Rusia ha capturado intacta desde el inicio de la guerra.

En el este, el fiscal jefe de la administración separatista prorrusa de Lugansk murió por una explosión en su oficina, junto con su adjunto, según las agencias de noticias rusas. Rusia también informó de ataques al otro lado de la frontera, en su región de Bélgorod.

(Reporte de oficinas de Reuters; Escrito por Grant McCool, Stephen Coates y Peter Graff; Editado en Español por Ricardo Figueroa)