Cientos de miles de sudaneses reclaman las reformas democráticas prometidas

Agencia EFE

Jartum, 30 jun (EFE).- Cientos de miles de personas, según datos de la organización, marcharon este martes en varias ciudades de Sudán para exigir la implementación de las reformas democráticas pactadas entre la oposición civil y los militares tras el derrocamiento en abril de 2019 del presidente Omar al Bashir.

Los manifestantes, unos 350.000 según dijo el portavoz de la convocante Asociación de Profesionales, Hasan Faruk, a la Radio de Um Durman, corearon lemas como "La ejecución de los asesinos de los revolucionarios y no hay perdón" y "Los revolucionarios libres continúan la trayectoria".

La Asociación de Profesionales Sudaneses, que agrupa a sindicatos opositores y que estuvo detrás de las protestas que acabaron con el régimen de Al Bashir, explicó en un comunicado que los objetivos de las protestas son enraizar la democracia y llevar ante la Justicia a quienes mataron a manifestantes en las marchas del año pasado.

De acuerdo con la nota, también pretenden que se aplique una reforma económica diferente a la que se utilizó durante el régimen del presidente depuesto.

En las inmediaciones de los principales puentes que unen el centro de la capital con las adyacentes Jartum Norte y Um Durman, se desplegó un fuerte dispositivo policial y se utilizaron gases lacrimógenos para dispersar a un grupo de manifestantes que trató de cruzar el puente del Nilo Blanco.

En medio de las altas temperaturas, pocos participantes utilizaron mascarillas.

Ayer, el primer ministro sudanés, Abdallá Hamdok, que dirige el Gobierno transitorio desde el pasado agosto, prometió que llevará a cabo las demandas de la revolución que llevó al derrocamiento del dictador.

El Gobierno anunció hace dos días un plan para hacer frente a la caída este año en un 8 % del producto interior bruto y en el que contará con respaldo y asesoramiento del Fondo Monetario Internacional.

El 3 de junio de 2019, las Fuerzas de Apoyo Rápido irrumpieron en una acampada de protesta permanente erigida a las puertas del principal cuartel del Ejército en Jartum para pedir reformas democráticas, causando 128 muertos, según los organizadores de la acampada, y menos de 100 según una investigación de la Fiscalía.

Desde entonces, las peticiones de justicia para los fallecidos en las protestas que llevaron a la caída de Al Bashir y otras posteriores han sido centrales en las demandas de manifestantes, familiares y grupos opositores.

(c) Agencia EFE