Cientos de inmigrantes salieron de Canarias (España) con pasaporte falso

Agencia EFE
·2  min de lectura

Madrid (España), 22 abr (EFE).- La Policía española ha desarticulado una red de tres grupos delictivos que facilitó que cientos de inmigrantes llegados irregularmente a las islas atlánticas de Canarias volaran al territorio peninsular español y a otros países europeos con pasaportes falsificados o documentos de otras personas.

Según confirmaron a Efe este jueves fuentes policiales, 42 personas han sido detenidas en la operación, tanto presuntos miembros de las tres organizaciones como usuarios de sus servicios, y se han efectuado diez registros, una parte en la isla de Gran Canaria y la otra en Murcia (sureste español).

La trama facilitaba supuestamente a los inmigrantes que habían llegado por mar en embarcaciones precarias documentos falsos o auténticos, pero pertenecientes a otras personas, para que pudieran tomar un vuelo o un pasaje en barco, según adelantó el diario La Razón.

De acuerdo con las fuentes consultadas por Efe, una de estas organizaciones criminales habría logrado enviar a 308 inmigrantes desde Gran Canaria a regiones españolas peninsulares y a varios países de la Unión Europea.

Los investigadores calculan que el beneficio de la red puede ser alrededor de medio millón de euros (600.000 dólares).

El año pasado, 23.023 inmigrantes llegaron en embarcaciones precarias (pateras y cayucos) a Canarias, en su mayoría marroquíes (11.998), senegaleses (4.539) y malienses (4.126), según datos del Ministerio del Interior español publicados por el Defensor del Pueblo.

El Gobierno español estima que varios miles de estas personas pudieron salir de las Canarias comprando un billete de avión o de barco, una práctica completamente legal, que han avalado los tribunales.

Sin embargo, desde diciembre la Policía reforzó notablemente los controles en puertos y aeropuertos de esas islas españolas, impidiendo la salida de Canarias a la mayoría de los que lo intentaban.

Los motivos son que tenían una orden de devolución en vigor (hecho con el que se justificaba su detención antes del embarque) o que las restricciones sanitarias por la covid-19 les prohibían desplazarse.

La semana pasada, un juzgado de Gran Canaria ordenó a la Policía abstenerse de impedir volar a un inmigrante si portaba su pasaporte o un documento que lo acreditara como solicitante de asilo, en un auto que ha impulsado de nuevo a decenas de jóvenes llegados en patera a intentar viajar hacia otros lugares de España o Europa, donde muchos tienen familiares.

(c) Agencia EFE