Científicos ven la luz del otro lado de un agujero negro por primera vez

·3  min de lectura

Los científicos han captado luz del otro lado de un agujero negro por primera vez.

Tal observación puede parecer no solo difícil sino absolutamente imposible, dado que los agujeros negros se comen cualquier luz que se acerque a ellos.

Pero el nuevo estudio utilizó un efecto inusual en el que la luz "hace eco" alrededor del agujero negro, de modo que los científicos pueden verlo desde el otro lado.

La detección se produjo después de que los científicos examinaron los rayos X que estaban siendo arrojados al universo por un agujero negro supermasivo que se encuentra en el medio de otra galaxia, a 800 millones de años luz de distancia.

Esos rayos X mantenían un patrón extraño: después de los rayos X brillantes y destellantes, habría otros más pequeños y posteriores, que aparecían en diferentes "colores" que los más obvios.

Los rayos X parecían reflejados desde el otro lado del agujero negro, notó el astrofísico de la Universidad de Stanford, Dan Wilkins. Pero tal evento parecería muy inusual, dado que los agujeros negros son más famosos por destruir la luz que por ser su fuente.

"Cualquier luz que entra en ese agujero negro no sale, por lo que no deberíamos poder ver nada que esté detrás del agujero negro", dijo en un comunicado.

Pero era otra característica menos famosa de los agujeros negros lo que significaba que esos rayos X podían verse. “La razón por la que podemos ver eso es porque ese agujero negro está deformando el espacio, doblando la luz y retorciendo los campos magnéticos alrededor de sí mismo”, explicó Wilkins.

Leer más: Republicanos irrumpen en el Senado para protestar por nuevas normas sobre cubrebocas

El descubrimiento de la luz del otro lado de un agujero negro fue predicho por la teoría de la relatividad general de Einstein. Pero en realidad nunca había sucedido antes, y el descubrimiento marca la primera vez que se observa directamente la luz proveniente de detrás de un agujero negro.

La investigación comenzó con un objetivo ligeramente diferente de una luz más común formada por un agujero negro: la corona que envuelve su exterior, formada a medida que cae material. Esa corona se encuentra entre las fuentes continuas más brillantes del universo, arrojando rayos X de luz que luego se pueden utilizar para analizar el agujero negro en sí.

Los investigadores creen que la corona comienza cuando el gas cae en el agujero negro y se calienta a una temperatura de millones de grados. Hace tanto calor que los electrones son arrancados de los átomos, y se forman enormes campos magnéticos que giran y se arquean y se rompen.

"Este campo magnético que se atasca y luego se acerca al agujero negro, calienta todo a su alrededor y produce estos electrones de alta energía que luego producen los rayos X", dijo Wilkins.

Pero fueron esos destellos más pequeños los que lo sorprendieron, y continuaron produciendo la investigación recientemente anunciada, así como el primer vistazo al otro lado de un agujero negro.

“He estado construyendo predicciones teóricas de cómo nos aparecen estos ecos durante algunos años”, dijo Wilkins. "Ya los había visto en la teoría que he estado desarrollando, así que una vez que los vi en las observaciones del telescopio, pude averiguar la conexión".

El estudio, “La curvatura de la luz y los ecos de rayos X desde detrás de un agujero negro supermasivo”, se publica hoy en Nature.

Relacionados

Científicos de la NASA afirman que se han “borrado” las pruebas de vida antigua en Marte

Científicos logran entender la corteza de Marte luego de la misión InSight de la NASA

Los vuelos al borde del espacio no son solo “viajes de placer” para los ricos, dicen los científicos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.