Los científicos investigan la relación entre la "nieve roja" y el cambio climático

·2  min de lectura
Eric Marechal, investigador del Laboratorio de Fisiología Celular y Vegetal del CEA y coordinador del consorcio ALPALGA, toma una fotografía con un microscopio del alga Sanguina nivaloides, en el Brevent de Chamonix, Francia

Por Cecile Mantovani y Denis Balibouse

CHAMONIX, Francia, 21 jun (Reuters) - De pie en la ladera de una montaña nevada, a unos 2.500 metros sobre el nivel del mar, Eric Marechal sostiene un tubo de ensayo carmesí. En su interior hay una muestra de algas conocida como "nieve roja", un fenómeno que acelera el deshielo alpino y que los científicos temen que se esté extendiendo.

"Estas algas son verdes. Pero cuando están en la nieve, acumulan un pequeño pigmento como protector solar para protegerse", explica Marechal, director de investigación del Centro Nacional de Investigación Científica de Grenoble, que estaba recogiendo muestras de laboratorio en la montaña de Le Brevent con sus compañeros de equipo.

Alrededor de sus pies, se pueden ver manchas de nieve roja que brillan a la luz del sol.

El alga fue descrita por primera vez por Aristóteles en el siglo III antes de Cristo. Pero hasta 2019 no se identificó formalmente y se le dio el nombre latino de Sanguina nivaloides.

Los científicos se apresuran ahora a comprenderla mejor antes de que sea demasiado tarde, con la caída de los volúmenes de nieve debido al aumento de las temperaturas globales, que está afectando a los Alpes de forma desproporcionada

"Hay una doble razón" para estudiar las algas, explica Marechal. "La primera es que es una zona poco explorada y la segunda es que esta zona poco explorada se está derritiendo ante nuestros ojos, por lo que es urgente", dijo.

Algunos científicos, como Alberto Amato, investigador de ingeniería genética del Centro CEA de Grenoble, afirman que los volúmenes de algas parecen estar creciendo debido al cambio climático, ya que las mayores concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera favorecen las floraciones.

La investigación está en curso y lo que es seguro es que la presencia de las algas acelera el deshielo, ya que el pigmento de las algas reduce su capacidad de reflejar el calor del sol.

Otros tipos de algas, incluida una variedad púrpura, así como el hollín de los incendios forestales tienen el mismo efecto. Si las algas se extienden, el derretimiento de la nieve y los glaciares en todo el mundo podría acelerarse.

"Cuanto más calor hace, más algas hay y la nieve se derrite más rápidamente", dijo Amato. "Es un círculo vicioso y estamos tratando de entender todos los mecanismos para comprender este círculo y poder intentar hacer algo al respecto".

(Escrito por Emma Farge, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.