Científicos descubren por qué los pulpos hembras se automutilan hasta morir después de poner huevos

·4  min de lectura
Octopus bimaculoides (Tom Kleindinst, Marine Biological Laboratory)
Octopus bimaculoides (Tom Kleindinst, Marine Biological Laboratory)

Un cambio drástico en los niveles de hormonas esteroides en los pulpos hembras después de que ponen huevos hace que se mutilen hasta la muerte, según ha revelado un nuevo estudio.

Los cefalópodos, un grupo que incluye a pulpos y calamares, tienen los sistemas nerviosos centrales más grandes y las mayores proporciones de masa cerebro-cuerpo entre las criaturas sin espina. Sin embargo, los cefalópodos son excepcionalmente efímeros, a diferencia de otros animales de cerebro grande.

Después de poner una nidada de huevos, las madres pulpo dejan de comer y se consumen, explican los investigadores, incluidos los de la Universidad de Chicago. Cuando los huevos eclosionan, las madres pulpo están muertas. Este extraño comportamiento maternal está relacionado con la glándula óptica de los pulpos, un órgano similar a la glándula pituitaria de los mamíferos.

Los científicos descubrieron que la glándula óptica en los pulpos maternos sufre un cambio masivo en el metabolismo del colesterol, lo que resulta en cambios drásticos en las hormonas esteroides producidas, según un nuevo estudio publicado la semana pasada en la revista Current Biology.

Estudios previos en otros animales, incluidos los humanos, han demostrado que los cambios en el metabolismo del colesterol pueden tener graves consecuencias sobre la longevidad y el comportamiento.

Los investigadores creen que el nuevo hallazgo revela importantes similitudes en las funciones de estas moléculas de esteroides en todo el reino animal, tanto en los cefalópodos de cuerpo blando como en los vertebrados.

“Sabemos que el colesterol es importante desde una perspectiva dietética y también dentro de diferentes sistemas de señalización en el cuerpo”, dijo Z Yan Wang, profesora asistente de psicología y biología en la Universidad de Washington en EE. UU. y autora principal del estudio.

“Está involucrado en todo, desde la flexibilidad de las membranas celulares hasta la producción de hormonas del estrés, pero fue una gran sorpresa ver que también desempeñaba un papel en este proceso del ciclo de vida”, dijo la Dra. Wang.

Debido a que existen estudios previos que apuntan al papel de la glándula óptica en el comportamiento autodestructivo de los pulpos hembras, los investigadores analizaron las sustancias químicas producidas por este órgano en los pulpos maternos.

Su nuevo estudio encontró tres vías diferentes involucradas en el aumento de las hormonas esteroides después de la reproducción.

Una de estas vías produce pregnenolona y progesterona, dos esteroides comúnmente asociados con el embarazo, mientras que otra produce colestanoides maternos o componentes intermedios de los ácidos biliares. La tercera vía produce niveles elevados de 7-dehidrocolesterol (7-DHC), un precursor del colesterol.

Los científicos descubrieron que la glándula óptica materna sufre cambios drásticos para producir más pregnenolona y progesterona, colestanoides maternos y 7-DHC durante las etapas de declive.

“Hay dos vías principales para crear colesterol que se conocen a partir de estudios en roedores, y ahora hay evidencia de nuestro estudio de que esas vías probablemente también están presentes en los pulpos. Fue realmente emocionante ver la similitud entre animales tan diferentes”, comentó la Dra. Wang.

En los humanos, los niveles elevados de 7-DHC son un “sello distintivo” de un trastorno genético llamado SLOS (síndrome de Smith-Lemli-Opitz), que es causado por una mutación en la enzima que convierte el 7-DHC en colesterol, dicen los científicos.

Los niños que tienen este padecimiento sufren graves consecuencias en el desarrollo y el comportamiento, incluidas las autolesiones repetitivas que recuerdan los comportamientos del final de la vida del pulpo.

Según los hallazgos, los investigadores sospechan que la interrupción de este proceso de producción de colesterol en los pulpos tiene graves consecuencias, al igual que en otros animales.

“Lo sorprendente es que pasan por esta progresión de cambios en los que parecen volverse locos justo antes de morir. Tal vez sean dos procesos, tal vez tres o cuatro”, señaló Clifton Ragsdale, otro coautor del estudio.

“Ahora, tenemos al menos tres vías aparentemente independientes hacia las hormonas esteroides que podrían explicar la multiplicidad de efectos que muestran estos animales”, agregó el Dr. Ragsdale.

En investigaciones futuras, los científicos esperan entender cómo el pulpo rayado menor del Pacífico (Ocotopus chierchiae) no se automutila después de reproducirse como los animales del último estudio.

Los científicos esperan examinar las glándulas ópticas del pulpo rayado y compararlas con los últimos resultados para descubrir cómo evita la trágica espiral de muerte del pulpo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.