Cien días para preparar la llegada del pico, la sanidad argentina a prueba

Agencia EFE

Buenos Aires, 27 jun. (EFE).- Argentina cumple este sábado 100 días de cuarentena, y ahora afronta una importante subida en el ritmo de contagios de coronavirus que conllevó el endurecimiento de las medidas de aislamiento y pone a prueba un sistema sanitario que lleva más de tres meses mejorando sus prestaciones.

Según los últimos datos de hoy, en las últimas 24 horas se detectaron 2.886 nuevos contagios, para un total de 55.343 desde que llegó la pandemia, de los cuales 1.192 fallecieron.

Los expertos y dirigentes argentinos monitorean día a día la evolución de todos los indicadores para gestionar la pandemia y el asilamiento social, y ponen especial interés en ciertos elementos que ofrecen un retrato de como se encuentra el sistema sanitario y como puede afrontar la expansión del virus:

1. MÁS CAMAS DE TERAPIA INTENSIVA

Uno de los principales objetivos en este tiempo fue evitar un colapso en el sistema sanitario, que por ahora se consiguió, y reforzar las camas de cuidados intensivos disponibles, que pasaron de ser 8.521 antes de la llegada de la pandemia a 11.668, un aumento del 35 %, según los datos del Ministerio de Salud.

"En este tiempo hicimos una expansión brutal, casi el diría que a lo chino, no es fácil aumentar 3.000 camas, tenemos 35 % más de camas en el país que cuando arrancamos, tenemos además los equipos, no es solo tener el respirador, sino equipo de médicos, enfermeras..", señaló este martes el ministro de Salud del país, Ginés González García.

Este aumento tuvo un mayor impacto en el sector público, que pasó de tener el 28 % del total de camas de terapia intensiva (2.419 camas), al 40 % (4.532), mientras que el porcentaje del sector privado pasó del 72 % (6.102) al 60 % (6.994).

Para operar estas camas, el país tiene 2.422 médicos terapistas, que cuentan con la ayuda de una red se seguimiento de médicos mayores de 60 años para la supervisión por vía tele medicina.

De las 11.688 camas de terapia intensiva en todo el país, casi 7.000 se encuentran en el ciudad de Buenos Aires y la provincia bonarense, donde en las últimas semanas se acumulan más del 90 % de contagiados.

En la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país, hay un total de 25.928 camas, de las cuales 4.964 son de cuidados intensivos, 3.367 de cuidados intermedios y 17.549 de cuidados mínimas, repartidas entre los 77 hospitales públicos y el resto de establecimientos privados.

En la capital, el sistema de salud público cuenta con una red a de 13 hospitales generales de adultos, dos de niños, y centros especializados, y entre ellos suman 6.900 camas, de las cuales 400 son de terapia intensiva -a las que hay que sumar las 1.600 del sistema privado, para un total de 2.000-, 1.500 de cuidados intermedios y 5.000 de cuidados leves.

2. NIVEL DE OCUPACIÓN, UNA PREOCUPACIÓN A FUTURO

La ocupación de las camas de terapia intensiva en todo el país es del 48,9 %, de los cuales 507 pacientes están internados por coronavirus, mientras que el resto lo está por otro tipo de patología o accidentes. En la zona de mayor transmisión del virus, la ciudad de Buenos Aires y su área metropolitana (AMBA), la ocupación media es del 53,7 %.

"No hay un tema crítico en el tema de camas que tenemos ociosas, sino que el ritmo evolutivo podría ser que en un tiempo no demasiado largo tuviéramos un problema", agregó González.

El titular de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, apuntó a mediados de julio como fecha de colapso del sistema sanitario en su jurisdicción si el ritmo de contagios se mantiene.

Las provincias con mayor nivel de ocupación en terapia intensiva son Santa Fe (67 %), Salta (66 %), Tucumán (63 %) y Corrientes (61%), mientras que las que tienen menor ocupación son Chubut (17 %), Córdoba (18 %) y Santiago del Estero (20 %).

3. RESPIRADORES E INDUSTRIA NACIONAL

El número de respiradores, necesarios para las camas de terapia intensiva, aumentó un 38 % en el país (2.098 respiradores más para el sistema sanitario y 90 para sanatorios de la seguridad social), y alcanzó las 8.602 unidades.

El sector público ganó peso y pasó de tener el 35 % de los respiradores (2.158 unidades) al 49 % (4.256).

Desde un principio el Gobierno apostó por la producción nacional, que según el titular de Sanidad está en condiciones de aportar 300 unidades semanales a través de varias empresas.

"Tenemos el orgullo que la industria nacional se ha puesto muy firme a cambiar su modalidad productiva, la han ampliado notablemente, le hemos ayudado con capital de giro y estamos orgullosísimos. Hoy estamos realmente con una producción de arriba de 300 respiradores por semana con la industria local", señaló el ministro este martes.

Esta semana la compañía Mirgor se sumó a la producción nacional al distribuir los primeros aparatos, un suministro que se ubicará en 1.000 unidades por mes, mientras que otras iniciativas siguen avanzando.

En la norteña provincia de Corrientes se presentaron los primeros 10 respiradores de un proyecto de la Universidad Nacional de Rosario que permite el desarrollo de estos aparatos con código abierto, "lo que permite ser descargado por empresas nacionales y de todo el planeta y no tiene límites para ser reproducido"

4. CONSTRUCCIÓN DE HOSPITALES MODULARES

Parte de la capacidad de cuidados intensivos que el país ganó se concentra en los 12 hospitales modulares que se construyeron desde la llegada de la pandemia al país, y que aportan un total de 840 camas de terapia intensiva e internación, 276 respiradores y 24 ventiladores de transporte.

De los 12 hospitales construidos, 8 se encuentran en el conurbano de Buenos Aires, uno en la ciudad bonaerense de Mar del Plata, y los otros tres en las provincias de Chaco (norte), Córdoba (centro) y Santa Fe (centro).

"Son construcciones permanentes, no solamente van a permanecer en este tiempo de abordaje de COVID sino que van a venir a fortalecer el sistema sanitario de atención pública en distintos puntos del país", señaló el secretario de Obras Públicas del país, Martín Gil.

5. CAPACIDAD DE TESTEO: MÁS PRUEBAS Y OEPRATIVOS ZONALES

El aumento de los positivos confirmados se debe, en parte. a una mayor capacidad de testeo, con más pruebas y focalización en las zonas donde se conoce circulación viral a través del dispositivo "Detectar", que un principio se orientó a la búsqueda puerta por puerta en las villas miseria, uno de los principales focos de contagio, y que ahora se trasladó a otros barrios de la capital.

Hasta este sábado se realizaron un total de 329.036 test en el país -de los cuales 10.315 fueron en el último día- lo que supone 7.251 test por millón de personas, que arrojaron un positivo acumulado promedio del 20,3 %.

Según los daros de Salud, en la actualidad disponen de "casi 300.000 PCR", entre importados y producidos en el país, ya que Argentina desarrolló dos kits de test rápidos que también se están empleando.

El primero fue el Neokit COVID-19, presentado a mediados de mayo, que detecta el coronavirus en cerca de una hora y que tiene el 98 % de coincidencia.

Según las estimaciones del Gobierno, la producción de estas pruebas podría alcanzar las 100.000 unidades por semana.

(c) Agencia EFE