Los cielos cambiantes de la Montevideo de Peri Rossi

Montevideo, 22 abr (EFE).- De la Montevideo añorada e idealizada en sus obras a los rincones que alguna vez transitó, la estela de Cristina Peri Rossi sobrevuela la capital uruguaya donde algunos rincones todavía guardan parte de la memoria afectiva de la ganadora del Premio Cervantes 2021.

"Lo que más extraño de mi país son los cielos siempre cambiantes de Montevideo, el perfume de las glicinas, el agua del grifo, de una pureza y brillo inconfundibles, la librería Linardi y Risso". Así describió sus añoranzas Peri Rossi a un semanario uruguayo hace algo más de una década.

Ahora, Álvaro Risso, segunda generación de una familia dedicada a los libros, atesora ese recuerdo entre ediciones históricas de literatura latinoamericana del siglo XX, viejas sillas de madera, mapas y fotos con algún que otro genio de las letras que frecuentó este local de la Ciudad Vieja, el casco histórico de Montevideo.

Risso destaca que el vínculo de Peri Rossi con el establecimiento tiene "una larga historia", pues la autora era 'habitué' del lugar en la época en que los encargados eran los padres de los actuales propietarios.

Ya en tiempos de la segunda generación, Linardi y Risso reavivó ese vínculo al editar "Papeles críticos", un texto sobre Peri Rossi publicado en 1995 que Risso rescata del archivo, pues con el furor del Cervantes las ediciones raras de la autora se agotaron de los estantes.

Ciudad Vieja marcó los primeros 30 años de vida de Peri Rossi: el lugar donde estudió para ser profesora de Literatura y comenzó a escribir sus primeros artículos y crónicas en el semanario Marcha, y donde la autora se sentó bajo las lámparas de la histórica librería a disfrutar de la lectura.

También desde allí zarpó el barco en el que partió hacia el exilio en 1972, meses antes de que la dictadura cívico-militar (1973-1985) estallase en Uruguay.

El barrio Reducto es otro rincón montevideano que la escritora atesora en su memoria y que describe en obras como la novela autobiográfica "La insumisa".

Allí fue a la escuela y estaba la casa de su abuela en la que pasó grandes ratos leyendo en la biblioteca de su tío, un barrio típico de la capital austral, con casas bajas y calles arboladas, esquinas donde se concentran comercios y pequeñas plazas donde tomar mate.

MONTEVIDEO SUSPENDIDA EN EL TIEMPO

"Cristina Peri Rossi está indisolublemente ligada a Montevideo y, por lo tanto, a Uruguay. Creo que aun estando lejos, ella sigue pensando en uruguayo", explica a Efe Jaime Clara, periodista y escritor al que la autora ayudó en sus comienzos en la literatura.

Gabriela Sosa, doctora en Letras que ha escrito varios artículos académicos sobre Peri Rossi, afirma que, aunque esta no visita Uruguay desde 2004, "la presencia de Montevideo ha estado siempre en ella".

Peri Rossi habla de una Montevideo "suspendida en el tiempo, donde lugares emblemáticos se transforman en motivos literarios", continúa Sosa, quien alude al poema que recoge el libro "Estado de Exilio".

"Nací en una ciudad triste / de barcos y emigrantes/ una ciudad fuera del espacio / suspendida de un malentendido:/ un río grande como mar/ una llanura desierta como pampa/ una pampa gris como cielo", así comienza el poema.

Clara compara a la prolífica literata uruguaya con el argentino Julio Cortázar: "Uno no puede negar que Cortázar era el escritor más argentino y más porteño viviendo fuera de la Argentina. Con Cristina pasa más o menos lo mismo. Junto con Onetti, eran los más montevideanos que vivían fuera del Uruguay".

HOMENAJES EN SU CIUDAD

Pese a la ausencia de la ceremonia por problemas de salud, Peri Rossi tiene, desde este viernes, el Premio Cervantes, galardón más importante de la literatura en español.

Precisamente, la figura del escritor más universal en esa lengua custodia la Biblioteca Nacional de Uruguay, donde Peri Rossi accedió a muchas obras que marcarían su vida, como "El segundo sexo", de Simone de Beauvoir, que, dijo, le "aclaró definitivamente la cuestión de la identidad femenina y la escritura".

"Desde que me fueron hace 50 años llevo a Montevideo adherida a mis zapatos", dijo cuando en septiembre pasado fue declarada Ciudadana Ilustre de Montevideo, ciudad que aún conserva su estela.

Tan es así que la próxima semana un colectivo de jóvenes artistas celebra, junto al gobierno capitalino, el primer festival de arte lésbico, "Insumisxs", que será "un homenaje a Cristina", según Sergio Miranda, director de la Secretaría de Diversidad de la Intendencia de Montevideo, quien agrega que "no es casual que empiece con poesía".

Todos los homenajes de su ciudad, por más que viva en Barcelona desde hace medio siglo, son un "acto de justicia", dice Miranda, a esa mujer que, con 80 años y una literatura cargada de erotismo, es referente de diversidad sexual.

Jacinta Rivera Trobo y Alejandro Prieto

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.