Cielos bonaerenses: cuatro destinos para ver el eclipse lunar total el próximo domingo a menos de 500 kilómetros de la Capital

·8  min de lectura
Los telescopios de Juan Francisco Ceser en Vedia, provincia de Buenos Aires
Juan Francisco Ceser

El Servicio Meteorológico Nacional anticipa que el próximo domingo 15 amanecerá nublado en Buenos Aires. Sin embargo, a partir de las 21, y eso es casi todo lo que importa, las probabilidades de que el cielo esté cubierto de nubes son del 0%. Por estos días, los guías de astroturismo bonaerenses cruzan los dedos para que el pronóstico siga igual, ya que tienen todo preparado para compartir la experiencia: el eclipse lunar total, que comenzará a las 23.30.

Si bien algunas provincias argentinas se jactan de la performance de sus cielos, libres de contaminación lumínica y despejados durante casi todo el año –como el caso de San Juan, que se ganó el mote de capital nacional del turismo astronómico–, en la provincia de Buenos Aires también hay cielos prístinos y generosos, y mucho más accesibles para los porteños. Y como el astroturismo es una actividad en auge, son varios los destinos que proponen una experiencia distinta para observar el eclipse, en el que por primera vez en el año la Tierra quedará en el medio, perfectamente alineada, entre la luna y el sol.

Una de las citas del astroturismo en Lobos
Diego Medina


Una de las citas del astroturismo en Lobos (Diego Medina/)

Hay propuestas en Trenque Lauquen, Navarro, Vedia o el partido de San Miguel, que se realizan en aeroclubes, campings, observatorios científicos y hasta en complejos hoteleros en medio del campo, con una actividad siempre guiada por un experto y que suman a la experiencia puramente astronómica una banda de música en vivo, fogones, una copa de vino con una picada rural, una cena de lujo o un taller de cerámica.

Seis telescopios en el aeroclub

Juan Francisco Ceser tiene 39 años, es matemático y da clases en el Instituto de Enseñanza Agrotécnica de Vedia, cabecera del partido de Leandro N. Alem, a unos 55 kilómetros de Junín y 320 de la Capital. Hace cuatro años, dice, comenzó a mirar el cielo de otra manera, y en poco tiempo la astronomía se convirtió en una pasión. Empezó comprándose un telescopio, después otro, uno más y otro más, hasta convertir a los talleres de campoyestrellas.astroturismo en una actividad frecuente, en la que despliega sus seis telescopios, una pantalla, algo de música y una mesa para maridar la velada con un vino y algún queso de la zona.

“El domingo vamos a arrancar a eso de las 23, charlando y tratando de descubrir algunas cosas en el cielo hasta que el eclipse nos sorprenda. En Vedia el cielo es espectacular, y ojalá las nubes se corran para que podamos tener el mejor espectáculo –augura Ceser, que planea reunir a un grupo de unas 30 personas en el aeroclub Vedia–. Es el primer eclipse lunar total del año; vamos a ver cómo la sombra del planeta Tierra pasa por delante de la luna, que está ahora en la constelación de Libra. A los que les gusta más el sensacionalismo hablan de una luna de sangre, porque se verá la luna toda roja”.

En el aeroclub de Vedia se preparan para otra noche con público variado y familiar interesado en ver el eclipse lunar total
Juan Francisco Ceser


En el aeroclub de Vedia se preparan para otra noche con público variado y familiar interesado en ver el eclipse lunar total (Juan Francisco Ceser/)

A los eventos en el aeroclub de Vedia, cuenta el matemático, suele llegar gente de la zona y los alrededores. “Es un público variado y familiar. Algunos es la primera vez que participan de una experiencia así, otros repiten porque les gusta la astrofotografía y están los que me dicen que vienen para cargarse de energía. No sé, yo solo doy los datos científicos”, comenta, entre risas.

Aunque el fenómeno durará varias horas, hasta bien entrada la madrugada, la mayoría de estos eventos organizados no se extenderán más allá de la 1 o 1.30. Al otro día es lunes, se atajan los guías, y hay que trabajar. En los inicios, los talleres de Ceser eran a la gorra; hoy la experiencia cuesta 600 pesos.

Con cena de lujo, taller y hospedaje

En Trenque Lauquen, a 450 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, también están expectantes. Hace poco más de un año, en el hotel Howard Johnson de la zona comenzaron a proponer distintas experiencias estelares, la mayoría para disfrutar en familia. Hay programas de una tarde y experiencias que se extienden durante todo un fin de semana. “Tenemos un telescopio de última generación, con un poder de hasta cien veces superior al de los instrumentos más tradicionales, que nos permite ver objetos a millones de años luz de distancia con todos sus colores y detalles, como galaxias, estrellas fugaces, constelaciones o supernovas –cuenta Fernando González del Solar, apasionado por la astronomía y director del Howard Johnson–. Hay gente que viene específicamente por estos encuentros y están los huéspedes que se enganchan a último momento. El taller es muy didáctico, y con ese mismo espíritu organizamos la experiencia para ver el próximo eclipse lunar”.

El encuentro del próximo domingo estará guiado por la astrónoma aficionada Ayelén Mut, y previo a la observación habrá una cena de gala. El primer plato se servirá en el restaurante del hotel, a las 21.30, y luego del postre llegará el momento más esperado, en el medio del campo y la oscuridad total, cuando empiece el eclipse. La doble experiencia, gourmet y astronómica, tiene un valor de 5000 pesos por persona. Quienes quieran trasnochar, aprovechar al máximo las bondades del telescopio, de los servicios del hotel y el magnífico entorno rural, pueden sumar el hospedaje. Los cupos son limitados y se requiere de reserva previa.

El cielo a simple vista

Sin telescopios, con música, esferas de colores, narraciones, leyendas y mitología. Así son las charlas astronómicas de Ezequiel Brahim, que en su trayectoria acumula decenas de funciones por las que pasaron más de 3000 personas en distintos escenarios, como la Laguna de Lobos, el Golf Club de Cariló, San Miguel del Monte, General Lavalle y Navarro. En este último lugar, a unos 130 kilómetros de la Capital, oficiará como maestro de ceremonias del próximo eclipse. Además de la divulgación científica, Brahim se esmera, dice, para que la gente interactúe, se divierta y también se emocione.

El guía Ezequiel Brahim, durante una actividad en Lobos
El guía Ezequiel Brahim, durante una actividad en Lobos


El guía Ezequiel Brahim, durante una actividad en Lobos

“Todo eso puede suceder observando el cielo”, afirma Brahim, que espera reunir a más de 50 personas en el camping municipal y a la vera de la laguna, en un evento libre, con entrada gratis, organizado por la intendencia local. La convocatoria, incluso, puede ser mayor, aunque todo dependerá de las condiciones climáticas de esa noche: que no haga mucho frío ni esté tan ventoso, coinciden los guías, son dos requisitos claves. Para anticiparse a la situación, en Navarro habrá música en vivo y un fogón, como para ir calentando motores y, de paso, no padecer las bajas temperaturas en el intento de ver el eclipse.

“En cuanto al fenómeno, es curioso porque lo que veremos proyectado en la luna son todos los amaneceres y los atardeceres que se están dando en el planeta en ese momento. La luz que viene del sol rodea el planeta Tierra y su atmósfera, y la sombra que proyecta la Tierra le pega justo a la luna –explica con sencillez Brahim–. Lo que estamos viendo es, en realidad, la luz del sol que salió a 150 millones de kilómetros, roza el planeta Tierra y viaja unos 380.000 kilómetros más para proyectarse en la luna. Es una alineación entre los tres astros que se da exactamente en línea recta. Es lo que sucede de alguna forma, una vez al mes, con cada luna llena. Pero como la alineación no es exacta no entra en el cono de sombras de nuestro planeta”.

Navarro será sede de un nuevo encuentro astronómico el domingo 15
Ezequiel Brahim


Navarro será sede de un nuevo encuentro astronómico el domingo 15 (Ezequiel Brahim/)

Sobre la tan mencionada “luna roja”, el director del Observatorio de la Asociación Argentina “Amigos de la Astronomía” en la sede del Parque Centenario, Alejandro Blain, agrega que una característica muy especial de los eclipses totales de luna, que los hace únicos e irrepetibles, es la diversidad de tonalidades y diferentes matices, o colores, que puede adquirir el satélite al ingresar en la sombra de la Tierra. “Otra característica a tener en cuenta, sobre todo si pensamos fotografiarlo, es el llamado doble efecto de la atmósfera de la Tierra. Me refiero a que no solo la sombra de la Tierra tendrá en cada eclipse diferentes oscuridades y matices, sino también al hecho de que la imagen de la luna sufrirá un segundo filtrado según la masa de aire que atraviese –detalla–. Por ejemplo, en el eclipse del 20/21 de enero de 2019, la luna culminó a solo unos 34° de altura sobre el horizonte en Buenos Aires. Pero en el próximo eclipse lo hará a 74° sobre el horizonte. Entonces la luz que nos llegará de la luna será casi el doble de la que nos llegó en enero de 2019″.

Física cósmica en San Miguel

El grupo Bella Vista al Cosmos, que hace seis años organiza en el partido de San Miguel distintos eventos de divulgación de astronomía, está en plena recuperación del Observatorio de Física Cósmica, uno de los cuatros centros de observación históricos de la Argentina, a solo 45 minutos de la ciudad de Buenos Aires. Durante el eclipse parcial de sol del último sábado 30 de abril, se realizó un evento del que participaron más de 100 personas. Ahora, la cita será el próximo domingo, con acceso libre y gratuito.

“Arrancaremos con las actividades y las charlas desde la tarde, alrededor de las 16, con observaciones en los telescopios dentro del predio y otras propuestas –cuenta Nicolás Balbi, secretario de Bella Vista al Cosmos–. Lo especial de este eclipse es que suceda tan cerca del eclipse del pasado 30 y la posibilidad de ver la luna roja”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.