Un ciclón de larga duración deja casi 40 muertos en India y Bangladés

Casas abandonadas en la ciudad de Patuakhali, en Bangladés, después del paso del ciclón Remal el 27 de mayo de 2024 (Munir Uz Zaman)
Casas abandonadas en la ciudad de Patuakhali, en Bangladés, después del paso del ciclón Remal el 27 de mayo de 2024 (Munir Uz Zaman)

Al menos 38 personas murieron en India y Bangladés por un ciclón que, según el director del departamento meteorológico de Daca, es uno de los más rápidos en formarse y de más larga duración que jamás han visto.

Desde el domingo, el ciclón Remal ha dejado 21 muertos en India, doce de ellos por el colapso de una cantera por la lluvia en el estado nororiental de Mizoram, y otros 17 en Bangladés, según las autoridades de ambos países.

La tormenta, acompañada por intensas ráfagas de viento y potentes olas, destruyó miles de casas, inundó ciudades y derribó rompeolas.

También "es uno de los más largos en la historia del país", con más de 36 horas de actividad desde que tocó tierra el domingo, dijo a la AFP el director del departamento meteorológico público de Bangladés, Azizur Rahman.

El récord precedente data de 2009, cuando el ciclón Aila causó estragos en este densamente poblado país del sur de Asia durante 34 horas.

En las últimas décadas, estos fenómenos meteorológicos han matado a cientos de miles de personas en Bangladés. Además, el número de supertormentas que azotan el país ha pasado de una a tres anuales, debido al impacto del cambio climático.

"He visto muchas tormentas en mi vida, pero ninguna como esta", dijo Asma Khatun, una viuda de 80 años que vive con su hijo en la ciudad costera de Patuakhali, muy afectada por el tifón.

"Antes, la tormenta venía y se iba. Ahora no parece irse. La lluvia incesante y el intenso viento nos tienen atrapados durante días", aseguró.

El director del departamento meteorológico señaló que el ciclón dejó lluvias torrenciales, con más de 200 milímetros de precipitación en algunas ciudades.

Azizur Rahman también destacó la rápida formación de la tormenta, que tardó apenas tres días en pasar de depresión en el golfo de Bengala a un ciclón severo, algo que él nunca había visto.

"La rápida formación de ciclones y la larga duración se deben al impacto del cambio climático", afirmó.

El ministro encargado de la gestión de desastres, Mohibbur Rahman, señaló que 3,75 millones de personas quedaron afectadas por la tormenta, 35.000 casas destruidas y otras 115.000 dañadas.

La mejora de los instrumentos de previsión y de los mecanismos de evacuación ha permitido reducir drásticamente los balances mortales de este suceso.

En este caso, un millón de personas en Bangladés e India huyeron tierra adentro antes de la llegada del ciclón.

sa-pjm/dbh/pc