El Ibiza echa a unos recogepelotas por sus insultos racistas a un rival

El portero cubano Christian Joel Sánchez. Foto: Real Sporting de Gijón.

En muchas, demasiadas ocasiones últimamente somos testigos de episodios racistas de lo más desagradables en el mundo del fútbol; sin ir más lejos, la semana pasada vivimos alguno que otro. A veces lo que más nos indigna de ellos no es tanto el suceso en sí, que también, sino la falta de empatía y comprensión desde dentro. A menudo son los propios compañeros del afectado los que le quitan importancia a los hechos y pretenden esconderlos bajo la alfombra, asumiéndolos como algo “normal” que “hay que aguantar” y haciendo que, a la larga, el problema se enquiste.

Por eso es digno de mención y de admiración cuando alguien opta por cortar por lo sano y toma las medidas oportunas cuando se da una de estas circunstancias. Es lo que acaba de hacer, por ejemplo, la Unión Deportiva Ibiza. La directiva del club balear ha decidido expulsar de su academia a dos recogepelotas que enviaron un vídeo muy irrespetuoso a un jugador rival.

El afectado es Christian Joel Sánchez, guardameta de 20 años del filial del Sporting de Gijón que ayer domingo visitó el campo del Ibiza. Aunque lleva desde los 12 en la cantera asturiana, Christian es cubano, nacido y criado en La Habana. Ese motivo les pareció más que suficiente a los recogepelotas ibicencos para intentar hacer una gracia muy burda y que les ha salido carísima.

Tal como denunció el propio afectado, los niños se llevaron una de sus sudaderas y después, a través de sus redes sociales, le hicieron llegar un vídeo en el que le decían “inmigrante, aquí la tienes”, acompañando la frase con gestos obscenos. A su vez, para evitar que lo borraran y se perdiera, el portero grabó la propia pantalla de su teléfono. La prueba es incuestionable.

Ante estos hechos, el equipo local reaccionó con toda contundencia anunciando que echaba a los energúmenos que habían protagonizado esta acción. El club isleño, en un comunicado, califica de “racistas e irrespetuosos” los mensajes que recibió Christian y asegura que procederá a excluir a los recogepelotas (que también son jugadores de la cantera), ya que “el Ibiza es una entidad deportiva formada por personas de procedencias, lenguas y creencias muy diferentes. En esta casa trabajamos para que el fútbol sea un punto de encuentro y un lugar de convivencia en el que, evidentemente, este tipo de comportamientos deben ser perseguidos, denunciados y eliminados de raíz”.

Asimismo, han anunciado que han pedido disculpas tanto al guardameta como al Sporting por la gravedad de los hechos. Que alguno estará tentado de pensar que no son para tanto y que en el fondo se trata de cosas de críos. Pero precisamente por eso: es imprescindible cortar de raíz cualquier caso, especialmente cuando los involucrados sean menores de edad, para evitar el menor riesgo de que algo así se normalice. Lo peor que podría pasar es que un acto así quedara impune, ya que los perpetradores podrían llegar a verlo como algo “natural” que carece de consecuencias y, en un futuro, pasar a algo mucho más grave.

En lo meramente futbolístico, el Ibiza ganó el partido por 1-0. Christian, titular en el cuadro gijonés, tuvo varias intervenciones de mérito, pero no pudo hacer nada para evitar el único gol del encuentro, marcado por Rubén González al poco de empezar el segundo tiempo. Con este marcador los baleares se mantienen en la segunda plaza del grupo I de 2ª División B, mientras que los asturianos, en el puesto 15º, aún deberán sufrir para salvar la categoría. Sánchez, por su parte, ya ha manifestado su deseo de representar a la selección nacional de Cuba en un futuro, aunque de momento no ha recibido la convocatoria.

Más historias que te pueden interesar: