¿Por qué Chris Pratt se ha convertido en el saco de boxeo del Internet?

·6  min de lectura
Chris Pratt no parece una mala persona, solo una estrella de cine muy religiosa, un poco insulsa, y con un apego muy grande por aparecer en películas terribles (Charley Gallay/Getty Images)
Chris Pratt no parece una mala persona, solo una estrella de cine muy religiosa, un poco insulsa, y con un apego muy grande por aparecer en películas terribles (Charley Gallay/Getty Images)

El hecho de que Chris Pratt interprete a Garfield en una película animada es parecido al hecho de que Chris Pratt interprete a Mario en una película animada: igualmente confuso, igualmente poco imaginativo y ambos están por suceder, le guste o no a los usuarios de Twitter. La participación de Pratt en esas dos películas, una nueva versión de Garfield de Sony y una película de Super Mario Bros de Universal, ha propiciado numerosos chistes y memes, sugerencias para un casting distinto, y señales colectivas de hartazgo. Pero en mayor medida ha proporcionado más pruebas de que Pratt es uno de los sacos de boxeo más prolíficos de Internet, a pesar de ser uno de los protagonistas más solicitados de Hollywood. Podría decirse que es la paradoja de Star-Lord.

Ese papel en las películas de Guardianes de la Galaxia de Marvel hizo que Pratt transformara su cuerpo de un hombre común al de un musculoso héroe de acción. De pronto se convirtió en un ídolo de matiné. En cuanto a la personalidad, Star-Lord se basó en el carisma afable que Pratt irradiaba en la comedia televisiva Parks & Recreation, una serie en la que con regularidad destacaba de los demás. Su expresión de una emoción vertiginosa y casi infantil en ciertos momentos se inmortalizaría en los memes de reacción con los que nuestros primos mayores inundaron Facebook. Hoy, sin embargo, la mención del nombre de Pratt en línea parece provocar suspiros de hartazgo en lugar de una reacción de alegría. Se ha convertido en el símbolo de la falta de buen gusto con quien está permitido, e incluso se recomienda, ser mala persona; una especie de James Corden con abdominal marcado, o lo completamente opuesto a Brendan Fraser, a quien todos aman en Internet. Días después del anuncio de su participación como Garfield, volvió a ser tendencia, ahora debido a un agradecimiento ligeramente extravagante que hizo en Instagram para su esposa (la autora de libros de autoayuda e hija de Arnold, Katherin Schwarzenegger) por adorarlo tanto.

La sabiduría convencional indica que la caída de Pratt en la mira de Internet se debe a su postura política, o la falta de una. Asimismo, su participación en una iglesia evangélica-cristiana que en 2019 fue señalada como “anti-gay” por Elliot Page, a quien Pratt respondió de manera algo ambigua al decir que “abre sus puertas a absolutamente todo el mundo”. Se dice que las estrellas deben usar sus voces para el bien sociopolítico, y alguien como Pratt, que ha dicho que no se siente "representado por ninguno de los bandos" y, por lo tanto, evita hablar de política en público, ha violado un código de Hollywood por mantenerse al margen de todo. Pero también es una teoría que no resiste un análisis serio. Muchas personas famosas que, en comparación, son adoradas por el Internet también son un poco reservadas con respecto a sus puntos de vista personales sobre el mundo. ¿Recuerdas la última vez que Margot Robbie o Timothée Chalamet dijeron algo remotamente específico sobre sus posturas políticas?

Si las estrellas de cine increíblemente populares pueden evitar compartir sus opiniones sin provocar tanto revuelo, ¿por qué se ha señalado a Pratt? En realidad, esto parece una cuestión menos relacionada con su vida personal y más con lo que se considera genial.

Después de Guardianes de la Galaxia, Pratt se convirtió en un sinónimo de la escoria de la creatividad de Hollywood. Es el rostro de la renovada franquicia de Jurassic Park, también considerada una iniciativa abiertamente cínica con el único objetivo de generar dinero, basada solamente en la nostalgia y un CGI decente. También protagonizó una nueva versión de Magnificent Seven que se olvidó tan pronto dejó de proyectarse en cines, y Garfield y Super Mario Bros representan dos iniciativas animadas más en los últimos años, después de la franquicia de Lego Movie, que se hizo solo para explotar la propiedad intelectual existente. Su mayor papel protagónico posterior a Marvel en una película original, el romance de ciencia ficción Passengers, junto a Jennifer Lawrence, también fue un desastre moralmente reprobable en el que durante 90 minutos se la pasa manipulando psicológicamente a su amada antes de atraparla en una vida en la que no tendrá ningún contacto con absolutamente nadie, salvo él mismo, Chris Pratt. En general, las elecciones profesionales del actor protagonista han sido increíblemente decepcionantes, considerando que es una estrella cuyo carisma arde en la pantalla cada vez que participa en una comedia simple.

Tan poco genial como estas películas fue una extraña ronda por turnos de elogios defensivos hacia Pratt en 2020 realizada por sus coprotagonistas de Marvel, todos en respuesta a un hilo de Twitter que decidió que Pratt era el "peor Chris" de Hollywood. El hilo en cuestión, que enfrentó a Pratt contra sus tocayos de nombre Hemsworth, Evans y Pine, no era nada nuevo para el Internet, que parece reciclar los mismos “debates” endebles sobre cuestiones intrascendentes cada pocas semanas, pero por alguna razón ganó popularidad. "Si tienen problemas con Chris, tengo una idea novedosa: eliminen sus cuentas de redes sociales, céntrense en sus PROPIOS defectos de carácter, trabajen en ELLOS y luego celebren su humanidad", escribió Robert Downey Jr. "Chris Pratt es tan buen hombre como es posible serlo", agregó Mark Ruffalo. "Chris Pratt es el mejor tipo del mundo", escribió el director de Guardianes de la Galaxia, James Gunn.

Leer más: Greta Thunberg se une a multitud de Glasgow para cantar ‘Puedes meterte la crisis climática en el trasero’

Sin tomar en cuenta que tantos pesos pesados de Marvel no saltaron en defensa de Brie Larson cuando la derecha alternativa la vituperó durante 2019 por pedir que más periodistas mujeres negras la entrevistaran, ni verbalizaron mucho apoyo para Scarlett Johansson cuando los abogados de Disney la calificaron como una bruja elitista y enloquecida por el dinero después de que ella demandó a la corporación con respecto a las ganancias de Black Widow este verano, esta manifestación resultó mojigata en todo sentido. En especial si consideramos que fue en respuesta a algunas burlas leves en Internet.

Pero si bien Pratt, o cualquier persona famosa increíblemente rica, poderosa y exitosa, no debería estar fuera de los límites de las burlas o críticas ligeras, siempre vale la pena preguntarse por qué algunos parecen atraer más que otros este tipo de comentarios. Después de todo, el propio Pratt no parece una mala persona, solo una estrella de cine muy religiosa, un poco insulsa, y con un apego muy grande por aparecer en películas terribles. No merece más elogios que los demás, pero tampoco merece más abucheos. Entonces, cuando sea anunciado como el protagonista de, no sé, una versión cinematográfica de Hungry Hungry Hippos o algo igual de desafortunado, no dispares ese tuit burlón. Pero no porque sea injusto, solo porque resulta algo tedioso.

Relacionados

Star Wars: Christopher Walken recuerda su fallida audición para el papel de Han Solo

Anna Faris revela que no manejó bien la “competitividad y la comparación” en su matrimonio con Chris Pratt

Arnold Schwarzenegger confunde a su yerno Chris Pratt con Chris Evans

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.