Choques entre militares partidarios y detractores del presidente de Somalia

Agencia EFE
·3  min de lectura

Mogadiscio, 25 abr (EFE).- Enfrentamientos violentos estallaron hoy en la capital de Somalia, Mogadiscio, entre dos facciones del Ejército, partidaria y detractora de la extensión de dos años del mandato del presidente del país, Mohamed Abdullahi Mohamed Farmaajo.

El pasado 12 de abril, Farmaajo prolongó su mandato de forma unilateral, tras meses de estancamiento político, y un día más tarde la Cámara baja del Parlamento (Cámara del Pueblo) votó a favor de dicha extensión, pese al contundente rechazo tanto de la oposición como de la comunidad internacional.

La decisión del mandatario contradice el Acuerdo de septiembre de 2020, firmado por Farmaajo y líderes regionales, que establecía una hoja de ruta para la celebración de unas elecciones que deberían haberse celebrado en febrero pero se han visto descarriladas por desacuerdos políticos.

Mientras estallaban fuertes tiroteos en varios puntos de la capital somalí, el expresidente del país Hassan Sheikh Mohamud denunció a través de la red social Twitter que soldados bajo el mando del Gobierno atacaron su residencia en el distrito de Karan, al norte de la ciudad y aseguró que Farmaajo "será responsable de las consecuencias".

"Las fuerzas de Farmaajo asaltaron mi residencia. Ya habíamos advertido en el pasado que el ejército podría ser usado con fines políticos", denunció también en su cuenta de Twitter Abdishakur Abdirahman, líder del Partido Wadajir opositor y aspirante presidencial.

Los enfrentamientos aún no han finalizado y podrían agravarse durante las próximas horas, si bien no hay cifras confirmadas de muertos o heridos, explicó a Efe Ali Isak Nur, agente de policía de Marinayo, una de las localidades afectadas por los disturbios.

El embajador de la Unión Europea (UE) en Somalia, el español Nicolás Berlanga, se mostró "muy preocupado" por los enfrentamientos en Twitter y subrayó que "el interés general requiere la máxima moderación y preservar las instituciones que son de todos".

Tanto el Senado somalí -cuyo presidente calificó la medida de "inconstitucional" y donde la resolución de Farmaajo no ha sido ratificada- como los líderes de la oposición y de las regiones de Puntlandia y Jubbaland se oponen a la extensión del mandato del presidente.

El acuerdo firmado en septiembre, que abordaba el modelo de comicios parlamentarios y presidenciales -y que además había sido firmado tanto por Farmaajo como por cinco líderes regionales- mantenía un sistema indirecto de voto por clanes, pese a la promesa del presidente de que estos serían los primeros comicios con sufragio universal desde 1969.

Pocos días después de la decisión de Farmaajo, el director del International Crisis Group (ICG) para el Cuerno de África, Murithi Mutiga, ya advirtió a Efe del riesgo de que las fuerzas de seguridad siguieran "dividiéndose", algo que se ha materializado hoy y que "muy peligroso para la estabilidad de Somalia".

La decisión ha sido criticada por la comunidad internacional -Estados Unidos, la Unión Europea (UE), la ONU y la Unión Africana, entre otros-, que ha invertido miles de millones de dólares del erario en ayuda a Somalia -gran parte dirigida a potenciar la seguridad para combatir al yihadismo- y respalda el acuerdo del 17 de septiembre.

Este país del cuerno de África vive en un estado de guerra, continua zozobra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra, como el grupo yihadista Al Shabab que controla áreas rurales del centro y sur del país.

(c) Agencia EFE