Kirguistán y Tayikistán acuerdan un alto el fuego tras mortales choques fronterizos

·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Un guardia fronterizo kirguís fuma fuera de un campamento temporal cerca de un puesto fronterizo en el pueblo de Maksat

Por Olga Dzyubenko

BISKEK, 16 sep (Reuters) -El presidente de Kirguistán, Sadyr Japarov, y su homólogo tayiko, Emomali Rakhmon, acordaron ordenar un alto el fuego y la retirada de tropas en una reunión celebrada el viernes en Uzbekistán, según informó la oficina del presidente kirguís, tras los enfrentamientos mortales entre los dos aliados rusos.

Las dos antiguas repúblicas soviéticas se acusaron antes de haber reanudado los combates en una zona en disputa que ha dejado al menos tres muertos y decenas de heridos.

La tregua debía entrar en vigor a partir de las 16:00 horas locales (10:00 GMT), dijo la guardia fronteriza kirguisa en un comunicado. Las autoridades tayikas confirmaron que se había alcanzado el acuerdo.

Anteriormente, el viernes, Moscú instó al cese de las hostilidades.

Kirguistán ha dicho que las fuerzas tayikas, con tanques, vehículos blindados de transporte de personal y morteros, entraron en al menos un pueblo kirguís y bombardearon el aeropuerto de la ciudad kirguís de Bat ken y las zonas adyacentes.

A su vez, Tayikistán acusó a las fuerzas kirguisas de bombardear con "armamento pesado" un puesto de avanzada y siete aldeas en la misma zona, una zona famosa por el rompecabezas de su geografía política y étnica y que fue escenario de hostilidades similares el año pasado, que también estuvieron a punto de desembocar en una guerra.

Un civil murió y tres resultaron heridos, según las autoridades de la ciudad tayika de Isfara. Dos guardias fronterizos tayikos murieron a principios de esta semana.

Kirguistán informó de 31 heridos durante la noche en su provincia meridional de Bat ken, que limita con la región septentrional de Sughd, en Tayikistán, y en la que se encuentra un exclave tayiko, Vorukh, un punto clave en los conflictos recientes.

Japarov y Rakhmon asistieron el viernes a una cumbre de seguridad y cooperación regional en Uzbekistán. Ninguno de los dos mencionó el conflicto en sus discursos en un evento al que asistieron el presidente ruso Vladimir Putin y otros mandatarios.

Los enfrentamientos en torno a la frontera mal delimitada son frecuentes, pero suelen calmarse rápidamente.

LEGADO SOVIÉTICO

Los problemas fronterizos en Asia Central proceden en gran medida de la época soviética, cuando Moscú intentó dividir la región entre grupos étnicos cuyos asentamientos se encontraban a menudo en medio de los de otras etnias.

Ambos países albergan bases militares rusas.

Temur Umarov, investigador de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, centrado en Asia Central, dijo que las remotas aldeas agrícolas que se encuentran en el centro de la disputa no tienen importancia económica, pero que ambas partes le han dado una importancia política exagerada.

Umarov afirmó que los Gobiernos tanto de Tayikistán como de Kirguistán se han apoyado en lo que él denominó "retórica populista y nacionalista", lo que ha hecho imposible un intercambio de territorios que ponga fin al conflicto.

Otro analista de Asia Central, Alexander Knyazev, afirmó que las partes no mostraron ninguna voluntad de resolver el conflicto de forma pacífica y que las reivindicaciones territoriales mutuas provocaron actitudes agresivas a todos los niveles.

Afirmó que solo las fuerzas de paz de terceros podrían evitar nuevos conflictos estableciendo una zona desmilitarizada en la zona.

(Información de Olga Dzyubenko; información adicional de Nazarali Pirnazarov en Dushanbe; redacción de Olzhas Auyezov; edición de Guy Faulconbridge, Frank Jack Daniel y Raju Gopalakrishnan; traducido por Tomás Cobos)