China dice que las vacunas COVID son seguras y revela que sus líderes las han recibido

·3  min de lectura
Imagen de archivo de un anciano recibiendo una dosis de la vacuna COVID-19 de Sinovac Biotech en Hong Kong

BEIJING, 23 jul (Reuters) - Las vacunas chinas contra el COVID-19 son seguras y se han administrado a los líderes del Estado y del gobernante Partido Comunista, afirmaron el sábado las autoridades, mientras Pekín intensifica sus esfuerzos para disipar las preocupaciones de la opinión pública sobre su seguridad, que podrían obstaculizar su campaña de vacunación.

"Todos los líderes del Estado y del Partido han sido vacunados contra el COVID-19 con vacunas de fabricación nacional", dijo Zeng Yixin, subdirector de la Comisión Nacional de Salud.

En China, los "líderes del Estado y del Partido" son una categoría específica de funcionarios de alto rango a nivel nacional y subnacional que incluiría al presidente Xi Jinping y al primer ministro Li Keqiang.

El comentario de Zeng, que no especificó cuándo recibieron los funcionarios la vacuna ni cuántas dosis han recibido, se produjo unos dos años después de que el país lanzó su campaña de vacunación contra el COVID. China va a la zaga de muchos otros países a la hora de informar a su público sobre el estado de vacunación de sus dirigentes.

Expertos y funcionarios han advertido de que la menor tasa de vacunación del grupo de edad avanzada probablemente mermaría los recursos sanitarios si el virus se extiende y haría que China estuviera menos preparada para salir de su estricta política de "dinámica cero COVID", que exige un estricto requisito de cuarentena para los viajeros internacionales y diversas restricciones a la circulación de personas y a los negocios locales en las zonas con brotes.

El país ha logrado una tasa de vacunación del 89,7% y ha administrado una dosis de refuerzo a cerca del 56% de sus 1.410 millones de habitantes, pero sólo el 61% de los mayores de 80 años ha terminado la vacunación primaria.

Sin embargo, las medidas más agresivas adoptadas por los funcionarios de primera línea, como la limitación del acceso de los no vacunados a los lugares públicos, desencadenaron una reacción en línea y fueron rápidamente revertidas.

Una de las principales preocupaciones de los no vacunados es la seguridad de las vacunas que se utilizan en China, con anécdotas de enfermedades graves después de la vacunación que despiertan el miedo en Internet y las críticas por la falta de transparencia del gobierno y los fabricantes de vacunas chinos.

"Las vacunas COVID no causan leucemia ni diabetes, ni afectan al desarrollo genético, ni provocan metástasis tumorales, ni potencian los anticuerpos, y esas son informaciones irresponsables y falsas en Internet", dijo Wang Fusheng, experto en enfermedades infecciosas de un hospital afiliado al ejército chino.

La tasa de hospitalización por diabetes y leucemia fue similar durante 2018-2022, dijo Wang en una conferencia de prensa.

Para los mayores de 60 años, la vacunación primaria completa con vacunas chinas redujo el riesgo de progresar a una enfermedad grave en un 89%, mientras que una dosis de refuerzo redujo aún más el riesgo al 95%, en comparación con los no vacunados, dijo Feng Zijian, funcionario de la Asociación China de Medicina Preventiva.

Feng dijo que el resultado procedía del análisis de datos realizado por la autoridad china de control de enfermedades sobre las infecciones de ómicron detectadas en la China continental principalmente durante marzo-junio, sin proporcionar lecturas detalladas.

Las vacunas chinas más utilizadas fueron fabricadas por Sinovac y Sinopharm. El país aún no ha aprobado los productos COVID de fabricación extranjera.

(Reporte de Roxanne Liu y Yew Lun Tian; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.