Con China: suspenso para un millonario acuerdo al que apostaba el Gobierno

·3  min de lectura
La actriz Liz Solari, acompañada de Manuel Martí, de la Unión Vegana Argentina (UVA), visitaron al presidente Alberto Fernández para expresar la disconformidad por el acuerdo con China
La actriz Liz Solari, acompañada de Manuel Martí, de la Unión Vegana Argentina (UVA), visitaron al presidente Alberto Fernández para expresar la disconformidad por el acuerdo con China

A casi un año de que comenzó a difundirse la posibilidad de un millonario acuerdo de inversiones porcinas con China, todo se encuentra en “stand-by”, según confiaron fuentes oficiales consultadas por LA NACION. Falta una respuesta de ese país a un documento, pero el mismo Gobierno tampoco le dio un nuevo impulso al tema. En tanto, en el sector privado temen que el cepo a las exportaciones de carne vacuna sea un factor que quite incentivos a empresarios chinos.

El año pasado, el Gobierno preparó un convenio de entendimiento con el país asiático con el fin de facilitar la llegada de inversiones chinas en la producción porcina, junto a capitales nacionales, por un total de US$3.796.423.000 en un plazo de cuatro años.

Según ese acuerdo, se preveía ampliar en 300.000 cabezas la cantidad de madres porcinas en producción. El plan se armó para tener 25 unidades integradas de 12.000 madres cada una. El país posee 350.000 madres comerciales y otras 600.000 en producciones de traspatio o no comerciales.

Hay una alta heterogeneidad en los precios de los insumos agrícolas

China, el mayor productor del mundo en la actividad, sufrió por la peste porcina africana una drástica caída de su stock y en la producción. De producir 54,5 millones de toneladas de carne de cerdo en 2017 cayó a 36,3 millones de toneladas el año pasado. Para 2021 se estima 40,5 millones de toneladas.

El acuerdo con China era para que el grueso de la carne se coloque en ese mercado. Se preveía una producción extra de 822.000 toneladas y ventas por más de US$2500 millones. Por otra parte, con las inversiones se proyectaba generar 9500 puestos de trabajo.

Tras el armado del proyecto de inversión, y en medio de críticas de ambientalistas, desde la Argentina se reforzó un artículo sobre el cumplimiento de normas de bienestar animal y cuidado del ambiente. Todo eso se envió a China, sin embargo, todavía no hubo respuestas de ese país. Además, en medio de la pandemia desde el Gobierno tampoco se aceleró el tema.

Se esperaba un viaje a China del presidente Alberto Fernández para, entre otros temas, abrir la posibilidad de abordar este punto, pero la misma pandemia fue postergando esa chance.

Entidades del campo se suman al acto en San Nicolás ante “los avances negativos del Estado”

“Hoy el tema está en stand-by, en suspenso”, indicó una fuente oficial. Agregó que no hubo una respuesta formal china tras el último envío de documentación.

Más allá de que faltaría esa respuesta de China, en el Gobierno el tema se fue corriendo de agenda. “No se mostró mucho entusiasmo”, admitió una fuente consultada.

Con provincias

Lo que quedó abierta, en tanto, es la posibilidad de que algunas provincias avancen por su cuenta en algún entendimiento con China. En rigor, varias provincias habían mostrado su interés cuando Cancillería tomó el tema e hizo su parte para el armado de la posibilidad de negocio. Esa cartera en rigor armó el acuerdo de entendimiento, le sumó la parte ambiental y lo envió a China.

“Pueden avanzar de manera bilateral. Eso no está descartado y Chaco, Formosa y Misiones ya tenían esquemas de negocios”, señaló la fuente consultada.

En diciembre pasado, causó fuerte repercusión cuando trascendió una visita de la actriz Liz Solari, acompañada de Manuel Martí, de la Unión Vegana Argentina (UVA), al jefe de Estado en la Casa Rosada. En el encuentro, que en rigor se había concretado el mes anterior, ambos le entregaron al mandatario más de medio millón de firmas en contra del proyecto.

Del lado del sector privado local hubo interés por avanzar en eventuales esquemas de asociación con empresas chinas. Fuentes privadas consideraron que, más allá de la respuesta que falta de China, se siguió trabajando. Pero, ahora, el cepo a la carne vacuna dejó su marca. “Hay miedo a hacer la inversión en cerdos y que después no dejen exportar”, precisó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.