China dice que seguirá afinando las medidas contra el COVID

Trabajadores de prevención pandémica vestidos con trajes protectores preparándose para entrar en un complejo de departamentos en confinamiento por un brote de COVID-19 en Pekín, China.

SHANGHÁI, 12 nov (Reuters) - China seguirá afinando sus medidas de control del COVID-19 para tratar de minimizar los contagios y los casos graves, según afirmaron las autoridades el sábado, un día después de los inesperados anuncios que realizó para atenuar el impacto de su estricta política.

Las autoridades anunciaron estas medidas, aplaudidas por los mercados financieros, pese al aumento de los contagios hasta su nivel más alto desde fines de abril, según los datos publicados el sábado, con brotes en ciudades clave como Pekín, Cantón y Chongqing.

Las medidas de flexibilización del viernes incluyeron la reducción de las cuarentenas para los viajeros que llegan al país y los que están en estrecho contacto con personas infectadas. Las cuarentenas se redujeron en dos días, hasta ocho, mientras que los cinco primeros días se pasarán en un centro de atención centralizada.

Las estrictas medidas chinas han impactado a la segunda mayor economía mundial, afectando a la actividad industrial y frustrando a los residentes con confinamientos, cuarentenas, pruebas frecuentes e interrupciones de viajes.

"A medida que van apareciendo nuevas variantes del virus, mientras se profundiza en nuestro conocimiento de la enfermedad y cambia la situación de la epidemia tanto en el país como en el extranjero, no descartamos la posibilidad de seguir optimizando y ajustando nuestras medidas de cuarentena", dijo Wang Liping, investigador del Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades, en una rueda de prensa en Pekín.

China dejará de intentar identificar a los contactos "secundarios", una práctica que arrastró a muchos residentes urbanos en los esfuerzos de rastreo de contactos después de que se encontrara un caso, mientras que seguirá identificando a los contactos cercanos, dijeron las autoridades el viernes.

Las medidas aliviarán los cuellos de botella, incluida la escasez de salas de cuarentena y de trabajadores para el rastreo de contactos, dijo Lei Haichao, subdirector de la Comisión Nacional de Salud (CNS), en la sesión informativa.

China seguirá con un enfoque orientado a la prevención para lograr "el menor número posible de infecciones, el menor número posible de casos graves y críticos", dijo Lei, señalando que China tiene muchas menos camas de hospital per cápita que los países desarrollados.

El NHC informó de 11.950 nuevas infecciones por COVID el viernes, un número bajo en comparación con los estándares mundiales, pero superior a los 10.729 casos del día anterior.

Goldman Sachs dijo que seguía viendo riesgos a la baja para el crecimiento económico de China a corto plazo, ya que varias grandes ciudades informaron de un aumento en el número de casos, y calificó las medidas de "marginales en términos de impacto económico".

"Sin embargo, la señal es que la cúpula dirigente se está preparando para una salida de tres años de política de cero COVID en algún momento del próximo año", dijo el banco de inversión en una nota el viernes, prediciendo que el periodo más probable era después de las reuniones parlamentarias de marzo.

(Reporte de las redacciones de Pekín y Shanghái; editado en español por Carlos Serrano)