China retorna a Hong Kong a ocho de los condenados por intentar huir a Taiwán

Hong Kong, 22 mar (EFE).- Ocho de los diez jóvenes hongkoneses que fueron encarcelados en la China continental tras un fallido plan para huir a Taiwán regresarán hoy a su ciudad tras haber cumplido con sus penas de prisión, aunque todavía se enfrentan a cargos relativos a su participación en las protestas de 2019.

Uno de los ocho, identificado por la prensa local como el activista Andy Li, ya fue llevado de vuelta a la región semiautónoma china alrededor de las 10.30 hora local (02.30 GMT).

Li fue trasladado a una comisaría de una zona fronteriza antes de ser llevado a otra, donde se encuentra bajo detención.

Se espera que los otros siete sean entregados en tandas a la Policía hongkonesa antes de las 17.00 hora local (09.00 GMT) de hoy, y se prevé que ninguno sea puesto en libertad debido a que todavía han de enfrentarse a cargos relativos a su participación en las protestas antigubernamentales de la segunda mitad de 2019, que incluyen agresión a policías o posesión de armas ofensivas.

Por su parte, Li no es acusado de ningún cargo en Hong Kong pero ya había sido detenido anteriormente allí por supuesto lavado de dinero y confabulación con fuerzas extranjeras, delito este último que, según la ley de seguridad nacional impuesta el año pasado por China, es castigado con penas que alcanzan la cadena perpetua.

Las ocho personas entregadas hoy por las autoridades de la China continental, de entre 18 y 30 años de edad cuando fueron juzgados en ese territorio, son parte de un grupo de 12 hongkoneses que fueron detenidos por los guardacostas chinos en agosto del año pasado, cuando trataban de escapar a Taiwán a bordo de una lancha.

En diciembre, tras pasar meses incomunicados en una cárcel en Shenzhen (ciudad suroriental china fronteriza con Hong Kong), 10 de esos 12 fueron condenados a entre siete meses y tres años de prisión por cruzar ilegalmente la frontera, mientras que los otros dos fueron entregados a la Policía hongkonesa por ser menores.

Tras la entrega de esas ocho personas hoy, todavía quedan dos del grupo que permanecen encarcelados en la China continental para cumplir sus condenas de tres y dos años, respectivamente: Tng Kai-yin, de 31 años, y Quinn Moon, de 33, la única mujer del grupo.

Sus condenas fueron más duras al considerar el tribunal que se trataba de los organizadores del grupo que intentó cruzar de forma secreta la frontera china.

Este caso fue el primero en el que hongkoneses relacionados con el movimiento de protesta de 2019 fueron encarcelados en la parte continental del país, lo que generó temores sobre la opacidad de los procedimientos judiciales chinos y sobre el derecho de los acusados a un juicio justo.

(c) Agencia EFE