ONU cita posibles crímenes contra la humanidad en Xinjiang

·3  min de lectura
Residentes observan una caravana de personal de seguridad armado con toletes y escudos que patrulla el centro de Kashgar, el 5 de noviembre de 2017, en la región de Xinjiang, en el oeste de China. (AP Foto/Ng Han Guan, archivo) (ASSOCIATED PRESS)

GINEBRA (AP) — La detención discriminatoria de uigures y otros grupos étnicos principalmente musulmanes por parte de China en su región occidental de Xinjiang podría ser un crimen contra la humanidad, indicó la oficina de la ONU para los derechos humanos en un esperado informe dado a conocer el miércoles, el cual citó patrones de tortura y “serias” violaciones a esos derechos en los últimos años.

El informe pretende obtener la “atención urgente” de las Naciones Unidas y la comunidad internacional a las violaciones de los derechos en la campaña de Beijing para erradicar el terrorismo.

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que enfrenta presiones de ambas partes, ignoró varias solicitudes de China a su oficina para que retuviera el informe, el cual fue dado a conocer luego de que la funcionaria realizara un criticado viaje a Xinjiang en mayo. Beijing argumenta que el informe forma parte de una campaña de Occidente para desprestigiar a China.

El informe ha avivado una disputa con Occidente por la influencia diplomática sobre los derechos de los uigures nativos de la región y otros grupos étnicos.

El texto, que diplomáticos occidentales y funcionarios de la ONU han dicho que estaba prácticamente listo desde hace meses, fue publicado pocos minutos antes de que concluyera el periodo de cuatro años de Bachelet. No se tenía previsto que presentara nuevos puntos significativos más allá de los amplios hallazgos de investigadores, activistas y periodistas que han documentado las preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Xinjiang durante varios años.

Pero el informe de 48 páginas cuenta con la aprobación de las Naciones Unidas y sus países integrantes, incluyendo a la superpotencia china. El documento corrobora en gran medida los reportes previos que presentaron grupos activistas y otras organizaciones, y añade el peso de la ONU a la indignación que las víctimas y sus familiares han expresado en torno a las políticas chinas en Xinjiang.

“La reiterada negación de Beijing de la crisis de derechos humanos en Xinjiang suena aún más hueca ante este nuevo reconocimiento de evidencia de crímenes contra la humanidad y otras violaciones a los derechos humanos en la región”, dijo Agnes Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional, en un comunicado.

El periodo previo a la difusión del informe avivó un debate sobre la influencia de China en el organismo mundial y ejemplificó el enfriamiento diplomático intermitente entre Beijing y Occidente en materia de derechos humanos y otros puntos delicados.

China respondió diciendo que la oficina de derechos humanos de la ONU ignoró los “logros” en materia de derechos humanos alcanzados por “personas de todos los grupos étnicos en Xinjiang”.

“Basándose en la desinformación y mentiras fabricadas por fuerzas antichinas y a partir de una suposición de culpa, la llamada ‘evaluación’ tergiversa las leyes de China, desprestigia y difama arbitrariamente a China e interfiere en los asuntos internos de China", se lee en una carta que la misión diplomática china en Ginebra emitió en respuesta al documento de la ONU.

Beijing difundió un informe de 122 páginas titulado “Combate contra el terrorismo y el extremismo en Xinjiang: Verdades y hechos”, en el que defendió su historial y que fue distribuido por las Naciones Unidas junto con su evaluación.

___

Lederer reportó desde la sede de las Naciones Unidas en Nueva York

___

Ken Moritsugu contribuyó a este despacho desde en Beijing.