China ofrece a empleados estatales vacunas en ensayos clínicos contra coronavirus, según el Global Times

ILUSTRACIÓN DE ARCHIVO. Pequeñas botellas con dosis de una potencial vacuna contra el nuevo coronavirus y una jeringa en un laboratorio. Abril, 2020. REUTERS/Dado Ruvic

PEKÍN, 11 jun (Reuters) - China está ofreciendo candidatas a vacunas contra el coronavirus a empleados de firmas estatales que viajan al exterior, mientras intenta extraer más datos sobre la eficacia de las fórmulas de inmunización que están siendo desarrolladas, publicó el jueves el diario Global Times.

Aún no se han entregado autorizaciones para ninguna vacuna contra el virus, aunque se espera que muchos países en el mundo comiencen pronto masivos ensayos clínicos de candidatas.

Empleados en China pueden ofrecerse como voluntarios para una de las dos candidatas a vacuna que están siendo desarrolladas por filiales de la estatal china Sinopharm, dijo el diario, que tiene el apoyo del Partido Comunista, citando un comunicado escrito enviado a las empresas.

La publicación no mencionó a las vacunas en desarrollo, que están siendo probadas en 1.000 personas cada una y están entre las cinco candidatas bajo ensayos clínicos en China que "no han mostrado reacciones adversas evidentes" en las primeras fases de la investigación.

El plan es también parte de los esfuerzos de China por reanudar proyectos en el exterior, como la Iniciativa de la Franja y la Ruta, un programa que busca enlazar a China con el resto de Asia, Europa y otros continentes con obras de infraestructura a gran escala, de acuerdo con el informe.

"Para una mejor prevención y una rápida recuperación de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, Sinopharm ha dado prioridad para apoyar a trabajadores que tienen planes de ir al exterior para que se vacunen por necesidades urgentes", indicó.

Antes de la aprobación regulatoria para su venta, una vacuna normalmente debe atravesar por ensayos clínicos de "fase 3" a gran escala para observar el nivel de protección ante los contagios.

Ello idealmente requiere exponer a las personas a un ambiente de vida real con riesgos de infección relativamente elevados.

China, donde se originó el virus en diciembre, ha visto un fuerte declive en el número de casos nuevos, lo que hace menos favorables las condiciones para los ensayos de etapas finales.


(Información de Roxanne Liu y Brenda Goh. Editado en español por Marion Giraldo)