China negocia con Pfizer un medicamento genérico para el COVID: fuentes

Por Julie Zhu y Kevin Huang

HONG KONG/PEKÍN, 6 ene (Reuters) - China está en conversaciones con Pfizer Inc para obtener una licencia que permita a los farmacéuticos nacionales fabricar y distribuir una versión genérica de Paxlovid, el medicamento antiviral para el COVID-19 de la empresa estadounidense, dijeron tres fuentes a Reuters.

El regulador chino de productos médicos -la Administración Nacional de Productos Médicos (NMPA)- ha estado dirigiendo las conversaciones con Pfizer desde finales del mes pasado, dijo una de las fuentes conocedoras del asunto.

Pekín quiere cerrar los términos del acuerdo de licencia antes del Año Nuevo Lunar, que comienza el 22 de enero, según la fuente.

Los hospitales chinos están sometidos a una gran presión después de que el gobierno abandonó abruptamente el mes pasado su política de "cero COVID", lo que ha disparado los contagios. La creciente oleada de infecciones en todo el país ha desbordado los hospitales, vaciado las farmacias de medicamentos y provocado la alarma internacional.

El Paxlovid, que en un ensayo clínico redujo las hospitalizaciones de pacientes de alto riesgo en torno al 90%, está muy solicitado, y muchos chinos intentan conseguirlo en el extranjero y que se lo envíen a China. Pekín se ha resistido en gran medida a las vacunas y tratamientos occidentales. El tratamiento oral Paxlovid es uno de los pocos extranjeros que ha aprobado.

En febrero del año pasado, China aprobó el Paxlovid, que debía estar disponible en gran medida a través de los hospitales, para tratar a pacientes de alto riesgo en varias provincias. El mes pasado, Pfizer llegó a un acuerdo para exportar Paxlovid a China a través de una empresa local con el fin de ampliar la disponibilidad del medicamento.

La NMPA y la Oficina de Información del Consejo de Estado, que gestiona las consultas de los medios de comunicación para el Gobierno, no respondieron a las peticiones de Reuters para hacer comentarios.

Un portavoz de Pfizer dijo que la empresa está colaborando activamente con las autoridades chinas y todas las partes interesadas para garantizar un suministro adecuado de Paxlovid en China.

Todas las fuentes declinaron ser identificadas por no estar autorizadas a hablar con los medios de comunicación.

El NMPA celebró una reunión con varios fabricantes chinos a finales de diciembre para discutir los preparativos necesarios para fabricar una versión genérica de Paxlovid, con la esperanza de poder obtener la licencia en un futuro próximo, dijeron dos de las fuentes.

Zhejiang Huahai Pharmaceutical, que firmó un acuerdo con Pfizer en agosto para producir Paxlovid únicamente para su uso en China continental, y CSPC Pharmaceutical Group, desarrollador de una posible vacuna contra el COVID de ARNm, se encuentran entre los asistentes a la reunión, según la primera fuente.

En marzo, 35 fabricantes de medicamentos genéricos de todo el mundo, incluidas cinco empresas chinas, acordaron fabricar versiones baratas de Paxlovid para 95 países más pobres mediante un acuerdo de licencia con el Medicines Patent Pool (MPP), respaldado por la ONU. Esta licencia no permite a las empresas vender Paxlovid genérico en China.

El acuerdo de licencia del MPP está exento de regalías para Pfizer, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue clasificando el COVID-19 como "Emergencia de salud pública de importancia internacional".

Tras el periodo pandémico, las ventas a países de renta baja seguirán estando exentas de regalías, los países de renta media-baja y los países de renta media-alta estarán sujetos a un royalty del 5% para las ventas al sector público y un royalty del 10% para las ventas al sector privado, dijo entonces el MPP.

China también ha presionado a Pfizer para que baje el precio del Paxlovid, ya que el gobierno pretende incluir el medicamento en el plan nacional de seguro médico, que podría cubrir parte del costo, dijeron las tres fuentes.

(1 dólar = 6,8875 yuanes chinos)

(Reporte de Julie Zhu en Hong Kong y Kevin Huang en Pekín; reporte adicional de Michael Erman en Nueva York; Editado en Español por Ricardo Figueroa)