China: Hu cede poder a Xi

BEIJING (AP) — El presidente Hu Jintao dimitió el miércoles como jefe del gobernante Partido Comunista de China para allanar el camino al vicepresidente Xi Jinping a fin de que éste asuma las riendas del gobierno.

Sería apenas la segunda transferencia ordenada del poder en 63 años de sistema comunista.

En una ruptura con la tradición, Hu podría ceder también su puesto como jefe de la comisión que supervisa las fuerzas militares. Ello daría a Xi un margen más amplio para consolidar su autoridad cuando asuma el gobierno.

Un general indicó que Hu no permanecerá en el cargo militar.

Hu y otros líderes, la mayoría de casi 70 años, estarán entregando el poder a Xi y a varios colegas de menos de 60 años durante los próximos meses. Los nuevos líderes enfrentarán varios desafíos, incluido un crecimiento más lento de la segunda economía mundial, un creciente descontento entre ciudadanos cada vez más críticos, así como una situación delicada en las relaciones con los vecinos.

En cumplimiento de los planes de sucesión, Hu no fue reelegido miembro del Comité Central del Partido Comunista, en el último día del crucial encuentro. Ello dejó claro que Hu no forma parte ya del liderazgo político.

Los delegados dijeron que hubo una ovación cuando los resultados de la votación secreta mostraron que Xi fue elegido de manera unánime como integrante del comité, un paso hacia su nombramiento como jefe de la instancia cúspide del poder en el país, el Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China.

Designado desde hace cinco años como el sucesor, Xi asumirá el jueves el cargo de secretario general del Partido y en el primer trimestre de 2013 el de presidente.

Li Keqiang, designado como el próximo primer ministro, fue elegido también como uno de los 205 miembros del Comité Central.

"Estuvimos muy contentos, y toda la asamblea respondió con un caluroso aplauso", dijo el delegado Si Zefu, presidente de la empresa Dongfant Electric Corp., con sede en la ciudad central de Chengdu.

En el pasado, los líderes salientes, incluido el ex presidente Yang Zemin, han retenido el puesto militar durante un periodo de transición, con el fin de prolongar su influencia en el poder. Cuando un grupo de reporteros de Hong Kong le preguntó si Hu conservaría la presidencia de la comisión militar, Zhang Qinsheng, subjefe del estado mayor del Ejército de Liberación del Pueblo, dijo que el liderazgo central "no había dispuesto eso".

Zhang Lifan, experto independiente en Beijing, dijo que la renuncia a todos sus cargos será la contribución de Hu a la reforma política china.

"Será un legado importante, pues romperá con la mala tradición de los funcionarios salientes que se aferraban al poder", consideró.

Cerca del cierre del encuentro, realizado a puerta cerrada durante una semana en el Gran Salón del Pueblo, se invitó a los reporteros a observar algunos actos protocolares. Hu recordó a los líderes del partido la "misión gloriosa y las pesadas responsabilidades" que se les han confiado.

"Debemos luchar por ser un ejemplo, por hacer nuestro mejor trabajo en favor de la causa del partido y del país", dijo.

Sentado entre Hu y otros dirigentes estaba el ex presidente Yang, de 86 años, quien ha mostrado su talento para conservar algo de poder. Ha negociado la llegada de sus aliados al liderazgo, incluso a expensas de Hu.

Yang debió recibir ayuda para levantarse cuando lo hicieron los miembros del Congreso a fin de escuchar el Himno de la Internacional Socialista.

Después, Yang volteó hacia donde estaba Hu y le estrechó la mano, antes de abandonar el recinto.

Luego, Hu recogió algunos papeles, se despidió de la gente que estaba una fila atrás de él, y abandonó el estrado.

___

Los periodistas de la AP, Chris Bodeen, Didi Tang y Charles Hutzler, contribuyeron para este despacho en Beijing.

Cargando...