China empieza a perder la paciencia con los impagos de Cuba y Venezuela

En un giro inusual en las relaciones de dos países con fuertes vínculos ideológicos, el gobierno de China ha llevado ante una a corte de Houston, Texas, a la principal compañía de petróleos de Venezuela, al parecer por un asunto de impago de facturas.

China Petroleum & Chemical Corp., la compañía petrolera estatal del gigante asiático, está demandando a Petróleos de Venezuela SA en los tribunales estadounidenses por facturas impagas.

El presidente chino, Xi Jinping, saludo a su homólogo venezolano en Caracas el 20 de julio de 2014. REUTERS/Jorge Silva/Files

Sinopec (SHI), como se conoce a la compañía china, también presentó una solicitud de arbitraje contra PDVSA en la Cámara de Comercio Internacional, ya que alega daños de al menos 23,7 millones de dólares, según documentos judiciales.

Esto se produce casi tres meses después de que PetroChina Company le advirtiera a su unidad de EE.UU. de la importancia de evitar cualquier participación en futuros préstamos a PDVSA.

Esta demanda da cuenta de más cómo la relación entre estos dos socios de larga data se está volviendo amarga, luego de los retrasos en el pago de los préstamos anteriores.

Por una parte, es evidente que Beijing no siempre estará allí para rescatar a Venezuela, como lo ha hecho una y otra vez en la última década, según una nota firmada por Russ Dallen, socio gerente de Caracas Capital Markets, un banco de inversión con sede en Venezuela.

Sinopec entregó 45.000 toneladas de productos de acero a PDVSA en 2013, y afirma que le pagaron solo la mitad.

La compañía china también dijo que PDVSA se retrasó en el pago anticipado de los materiales, lo que provocó que Sinopec sufriera daños, ya que la empresa compraba los productos de acero a un proveedor de terceros.

El proveedor, que no fue mencionado en los documentos, eventualmente archivó un caso de arbitraje y recibió 2,1 millones de dólares.

“La conducta de los Demandados constituyó una tergiversación intencional, engaño y ocultación de hechos materiales conocidos por ellos, con la intención de privar a Sinopec del pago que se le debía”, según muestran los documentos judiciales. “Para coordinar sus acciones y garantizar que Sinopec no se diera cuenta de su conspiración para estafarlo, los acusados ​​tuvieron que coordinarse entre sí en múltiples ocasiones para discutir y planificar su curso de acción”.

A cargo de un país que posee una deuda que asciende a los 196.000 millones de dólares, según un artículo publicado por la Harvard Law Roundtable, Venezuela enfrenta en estos momentos una grave crisis económica, con una inflación estratosférica y un desinterés cada vez mayor por parte de los inversionistas extranjeros en la viabilidad del país.

Deterioro comercial con Cuba

Por otra parte, China redujo considerablemente sus exportaciones a Cuba, igualmente por la incapacidad de pago del gobierno liderado por Raúl Castro.

Las importaciones cubanas procedentes de China cayeron un 29,8%, lo que representa una caída de 1.000 millones de dólares entre enero y octubre de 2017 con respecto al mismo periodo del año anterior, de acuerdo con datos oficiales chinos.

Las exportaciones chinas alcanzaron un récord de 1.900 millones de dólares en 2015, casi un 60% por encima del promedio anual de la década anterior. Cayeron ligeramente el año pasado a 1.800 millones.

China envía una gran variedad de productos a Cuba, desde maquinaria y equipo de transporte hasta materias primas, químicos y alimentos.

Según un reporte de Reuters, se trata de “una nueva señal de empeoramiento” en la economía cubana, por lo que habría que esperar índices de comercio mucho más deprimidos y consecuencias a nivel poblacional mucho más graves e inevitables.

Artículos relaciones que te pueden interesar:

Venezuela lanzará criptomoneda para combatir “bloqueo” financiero

Acosado por la deuda, Maduro recibe auxilio de China y Rusia