China demora las visas a los expertos que van a estudiar el origen del virus

LA NACION
·2  min de lectura

PEKÍN.- Más de un año después de la aparición del coronavirus, un equipo dela Organización Mundial de la Salud (OMS) viajó a China para investigar el origen de la pandemia, aunque antes deberán lidiar con un enemigo más antiguo: la burocracia.

"Hoy nos informaron que los responsables chinos no terminaron las autorizaciones necesarias para la llegada del equipo a China", declaró a la prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Coronavirus: las campañas de vacunación en el mundo van más lento de lo prometido

"Estoy muy decepcionado por esta noticia, pues dos miembros ya iniciaron el viaje y otros no pudieron salir en el último momento", añadió el médico etíope. "Estuve en contacto con altos funcionarios chinos y dije claramente una vez más que la misión era una prioridad para la OMS y el equipo internacional", insistió.

El responsable de las situaciones de emergencia sanitaria de la OMS, Michael Ryan, explicó que se trataba de una cuestión de visados.

"Esperemos que se trate simplemente de un problema logístico y burocrático que podremos resolver rápidamente", dijo. Uno de los expertos tuvo que dar marcha atrás, y otro está a la espera en un tercer país, precisó.

La visita de los diez expertos de la OMS es muy sensible para el régimen chino, que quiere descartar cualquier responsabilidad en la epidemia que ya dejó más de 1,8 millones de muertos en el mundo. Tanto es así que la visita tiene aires de misión secreta. Ni siquiera se especificaron sus fechas y la OMS se limitó a indicar a medida que se acercaba el momento que el viaje tendría lugar "la primera semana de enero".

Aunque China logró prácticamente erradicar la enfermedad en su territorio, no pudo evitar las acusaciones recurrentes del presidente de Estados Unidos, Donald Trump de propagar el "virus chino" por todo el mundo, o incluso de haberlo dejado escapar de un laboratorio de Wuhan, la ciudad del centro del país donde apareció a finales de 2019.

Signo de nerviosismo, las autoridades chinas condenaron la semana pasada a cuatro años de prisión a una periodista, Zhang Zhan, que cubrió la cuarentena en Wuhan.

Coronavirus: los contagios se disparan en el arranque del año en América Latina

Las autoridades también expresaron sus dudas sobre el origen chino del virus, a pesar de que inicialmente apuntaron a un mercado de Wuhan donde se vendían animales vivos. "Más y más investigaciones sugieren que la epidemia podría haber aparecido en muchas partes del mundo", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi.

Debido a la epidemia, los expertos tendrán que someterse a una cuarentena de dos semanas a su llegada a Pekín. Luego tendrán de tres a cuatro semanas para investigar. Así deberían poder viajar a Wuhan alrededor del 20 de enero, justo un año después de que se pusiera en cuarentena esta metrópoli de 11 millones de habitantes, el 23 de enero de 2020.

Agencia AFP