China construye réplicas de buques de la Armada de EEUU en una zona de prácticas de tiro

·3  min de lectura

Por Yew Lun Tian

PEKÍN, 8 nov (Reuters) - El ejército chino ha construido modelos con la forma de un portaaviones de la Armada de Estados Unidos y otros buques de guerra estadounidenses, posiblemente como objetivos de entrenamiento, en el desierto de Xinjiang, según mostraron el domingo imágenes de satélite de Maxar.

Estas reproducciones reflejan los esfuerzos de China por aumentar su capacidad de combate contra portaaviones, concretamente contra los de la Armada estadounidense, en un momento en que las tensiones con Washington por Taiwán y el Mar de la China Meridional siguen siendo elevadas.

Las imágenes de satélite mostraron un modelo a escala real de un portaaviones estadounidense y al menos dos destructores de misiles guiados de la clase Arleigh Burke, construidos en lo que parece ser un nuevo complejo de prácticas de tiro en el desierto de Taklamakan.

Las imágenes también mostraron un sistema de raíles de 6 metros de ancho con un objetivo del tamaño de un barco montado en él, que según los expertos podría utilizarse para simular un buque en movimiento.

El complejo ha sido utilizado para pruebas de misiles balísticos, según informó la Academia Naval de los Estados Unidos, citando a la empresa de inteligencia geoespacial All Source Analysis.

Los programas de misiles antibuque de China son supervisados por la Fuerza de Cohetes del Ejército Popular de Liberación chino (PLARF, por sus siglas en inglés). El Ministerio de Defensa de China no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Según el último informe anual del Pentágono de EEUU sobre las fuerzas armadas de China, la PLARF realizó su primer lanzamiento con fuego real confirmado en el mar de la China Meridional en julio de 2020, disparando seis misiles balísticos antibuque DF-21 en las aguas al norte de las islas Spratly, donde China mantiene disputas territoriales con Taiwán y cuatro países del sudeste asiático.

Las pruebas en el mar pueden haber demostrado a China que "aún están lejos de crear un misil balístico antibuques preciso", dijo Collin Koh, investigador de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de Singapur. "No creo que los objetivos del desierto vayan a ser la etapa final. Está pensado para un mayor refinamiento".

Una prueba de misiles balísticos antibuque en el desierto no reflejaría las condiciones realistas de un entorno marino, que podrían afectar a los sensores y a la puntería, pero permitiría a China realizar las pruebas con mayor seguridad, dijo Koh.

"La mejor manera de probarlo y mantenerlo fuera de las miradas indiscretas de los militares y los servicios de inteligencia estadounidenses es hacerlo en el interior", dijo.

Los países vecinos, preocupados por la posibilidad de que los misiles impacten en otros barcos cercanos al objetivo, también podrían oponerse a las pruebas de China en el mar, añadió.

El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, declaró en julio de este año que Estados Unidos defenderá a Filipinas si es atacada en el Mar de la China Meridional y advirtió a China de que debía cesar su "comportamiento provocador".

(Reporte de Yew Lun Tian; Edición de Gerry Doyle; Traducción de Darío Fernández)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.