China construirá estructura pese a disputa con Filipinas

Por CHRISTOPHER BODEEN

BEIJING, China (AP) — China planea construir una primera estructura permanente sobre un arrecife en el mar de China Meridional que es el principal elemento de una disputa territorial con Filipinas, acción que podría reavivar las preocupaciones sobre los enérgicos reclamos de Beijing en esa zona marítima estratégica.

El principal funcionario en la ciudad de Sansha, que gestiona los reclamos de China sobre diversas islas desde 2012, afirmó que los preparativos están en marcha para construir una llamada estación de vigilancia ambiental en el arrecife Scarborough, al noroeste de Filipinas, según el Diario de Hainan.

Los trabajos preparatorios sobre las estaciones y otros en cinco islas más situadas en esa vía marítima de importancia estratégica vital figuran entre las principales prioridades del gobierno chino para 2017, dijo el secretario del Partido Comunista en Sansha, Xiao Jie, en entrevista publicada en la edición de lunes del periódico y conocida en línea el viernes en Beijing. No se difundieron más detalles.

Beijing ocupó en 2012 el deshabitado arrecife Scarborough después de escenificar una crisis tensa con barcos filipinos. Taiwán también incluye la isla en sus reclamos en el mar de China Meridional, que se superponen con los de Beijing.

Las otras estaciones mencionadas por Xiao estarían situadas en las islas Paracelso, que China controla dese que se apoderó de algunas de ellas después que se las quitó a Vietnam en 1974.

Estados Unidos y otros países han censurado las construcciones y ampliaciones territoriales emprendidas por Beijing en el mar de China Meridional tras acusar a China de aumentar la militarización en la zona y alterar la geografía para reforzar sus reclamos limítrofes.

China afirma que las siete islas artificiales que construyó en el disputado archipiélago Spratly, a las que ha dotado de pistas aéreas e instalaciones militares, tienen principalmente propósitos civiles y sirven para reforzar la seguridad de la pesca y el comercio marítimo.

Antes del anuncio, las tensiones en el mar de China Meridional se habían reducido un poco desde el enojo que provocó a Beijing el año pasado un fallo de un tribunal de arbitraje en La Haya sobre un caso presentado por Filipinas.