Chimy Ávila acecha a su próxima presa

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Pamplona, 19 ago (EFE).- Como los grandes animales que conforman la cadena alimenticia, el Chimy Ávila ya avista a su próxima presa con la intención de perforar la portería del Celta de Vigo, equipo ante el que el delantero anotó su último gol en LaLiga Santander hace hoy 592 días.

El argentino volverá a tener minutos tras el debut liguero frente al Espanyol que se saldó con empate a cero para tratar de ayudar a su equipo a sumar los primeros tres puntos del año contra un conjunto gallego que fue el último club en sufrir las garras del delantero rojillo.

El próximo lunes se cumplirán casi 20 meses desde que Ávila marcara su último gol para Osasuna. Tras ello, llegó la primera de las dos graves lesiones que cortaron en seco la progresión de un futbolista llamado a ser una de las revelaciones del campeonato.

El 1-1 cosechado en Balaídos el 5 de enero de 2020 sirvió para romper las dos derrotas consecutivas que Osasuna acumuló ante el Atlético de Madrid y la Real Sociedad. En el minuto 83, el número 9 enganchó un preciso centro del ecuatoriano Estupiñán desde el costado izquierdo para tirarse en plancha y conectar de cabeza con el esférico.

La temporada pasada volvió a pisar los terrenos de juego 421 días después de su primera lesión de ligamento que golpeó duramente la carrera de un jugador vital para las aspiraciones de Osasuna.

De esta forma, el aguerrido atacante encara su tercer curso a las órdenes de un Jagoba Arrasate que contará con una delantera de lujo. Kike García, con 12 goles la pasada campaña y Ante Budimir, con 11, serán los acompañantes del rosarino como puntas de lanza.

El sábado, la afición navarra regresó a El Sadar para poblar sus gradas tras 524 días desterrados. Todo el estadio recibió al Chimy con una estruendosa ovación que retumbó por un coliseo que albergó a unos 8.000 espectadores. Este lunes se verá si su entrenador le otorga la primera titularidad del año.

Todo ello hace que el exjugador del Huesca quiera devolver la confianza puesta en él durante los meses que estuvo parado como mejor sabe, metiendo el mayor número de tantos que ayuden a los de Arrasate a lograr una permanencia que asentaría más si cabe los cimientos de un club en pleno crecimiento.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.