Chimpancés muerden y arrastran a hombre en reserva de Sudáfrica

JOHANESBURGO (AP) — Chimpancés en una reserva de fauna al este de Sudáfrica arrastraron a su cercado a un estadounidense que trabajaba en ella, lo mordieron gravemente y después lo arrastraron casi un kilómetro (media milla), de acuerdo con un paramédico e informes locales.

El hombre dirigía el jueves a un grupo de visitantes en el Edén de Chimpancés del Instituto Jane Goodall cerca de Nelspruit, a unas 180 millas (300 kilómetros) de Johanesburgo, cuando dos chimpancés tomaron sus pies y lo arrastraron bajo una cerca al interior de su vallado, dijo Jeffrey Wicks del servicio privado de emergencias médicas Netcare911 en un comunicado obtenido por The Associated Press el viernes.

Mediclinic Nelspruit, el hospital al cual fue llevado, informó el viernes que el hombre estaba recibiendo cuidados intensivos y se encontraba en estado crítico tras haber sido operado el jueves.

Tenía "múltiples heridas graves por mordida" y fue arrastrado casi un kilómetro por los chimpancés, dijo Wicks.

El diario sudafricano Beeld reportó el viernes que el hombre era un investigador estadounidense que daba una clase a los visitantes cuando ocurrió el ataque. Los turistas fueron acompañados por guardias de la reserva a un lugar seguro mientras los chimpancés arrastraban al hombre, reportó Beeld. El director de la reserva disparó al aíre para asustar a los monos y que dejaran la víctima y después persiguió a los chimpancés para que regresaran a su cercado. El hombre perdió parte de una oreja y algunos dedos, reportó Beeld.

The Associated Press intentó establecer contacto telefónico y enviar correos electrónicos a las autoridades del instituto y la reserva sin obtener respuesta.

El instituto internacional, fundado por la afamada primatóloga Jane Goodall, inauguró su reserva en 2006. Es un hogar de chimpancés, que no son endémicos de Sudáfrica, a los que se ha rescatado de otras partes más al norte en el continente. Algunos de los chimpancés de la reserva perdieron a sus padres por cazadores furtivos en países donde se les busca por su carne y otros estuvieron en cautiverio en condiciones deplorables cuando se les usaba como atracción.

Esta semana en Estados Unidos los abogados de una mujer de Connecticut que fue atacada en 2009 por el chimpancé que era la mascota de un amigo presentaron una demanda contra las autoridades del estado por no confiscar al animal antes de que ocurriera el ataque, a pesar de que hubo advertencias de que era peligroso. El chimpancé le arrancó la nariz, los labios y los párpados antes de que la policía lo matara. La mujer quedó ciega y tuvieron que hacerle un transplante de rostro.

Cargando...