Chile suma 8.867 nuevos casos, la segunda cifra más alta de la pandemia

·2  min de lectura

Santiago de Chile, 5 jun (EFE).- La pandemia sigue disparada en Chile, pese al exitoso proceso de vacunación, con 8.867 nuevos casos registrados este sábado, lo que supone la segunda cifra más alta desde que inició la crisis sanitaria en marzo del año pasado.

"La mayor concentración (de contagios) se produce en las personas no vacunadas en el grupo etario entre 23 y 49 años", indicó la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

Hasta ahora, el récord de contagios diarios durante la pandemia se alcanzó el pasado 9 de abril, cuando se registraron 9.171 nuevos casos.

El balance total ascendió así a 1,41 millones de infectados y 29.816 muertos, tras registrarse 120 decesos en las últimas 24 horas.

Actualmente, hay además 47.388 casos activos (que pueden contagiar) y una ocupación hospitalaria nacional por encima del 95 %, con 167 camas críticas a nivel nacional.

El anhelado retorno a la normalidad sigue lejos pese a haber vacunado con dos dosis a más del 55,2 % de la población objetivo y con una inyección al 73,3 %, lo que equivale a casi 11 de los 19 millones de habitantes.

"En la medida que nos vacunemos todos, nos podremos seguir protegiendo", dijo el ministro de Salud, Enrique Paris, quien anunció una campaña para motivar a los más de 900.000 rezagados entre 23 y 49 años.

El 80 % de los vacunados han recibido la vacuna china elaborada por Sinovac, que previene en hasta un 67 % los contagios, a diferencia de otras como Pfizer, cuya efectividad sube hasta el 95 %.

El alza de casos ha llevado a las autoridades a volver a poner en cuarentena a partir de la semana que viene a una decena de barrios, varios de ellos de la capital, que había logrado abandonar el confinamiento que se decretó en marzo para más del 90 % de la población.

El país mantiene desde entonces el cierre de fronteras, el toque de queda de 22.00 horas a 5.00 horas y los cines, museos e instalaciones deportivas clausurados en la mayor parte del país.

En medio de este escenario, se habilitó el pasado miércoles un carné para vacunados que otorga mayores libertades a quienes hayan completado su esquema de vacunación hace 14 días o más, y que permite viajar entre regiones, excepto a quienes vivan en barrios confinados.

La medida no estuvo exenta de polémica: mientras que para algunos supone un respiro tras las estrictas cuarentenas que dispararon los indicadores de salud mental y supusieron el fin para miles de negocios, otros, especialmente voces de al comunidad médica, estiman que no es el momento epidemiológico adecuado.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.