Chile retoma negociaciones constitucionales

·2  min de lectura

SANTIAGO (AP) — Los partidos políticos chilenos retomaron el viernes las negociaciones para delinear un nuevo proceso constituyente que concluya con una nueva carta magna, a menos de tres semanas de que el electorado rechazara mayoritariamente otro proyecto escrito por una convención dominada por fuerzas izquierdistas.

Las conversaciones se reanudaron tras un intervalo de diez días originado por la molestia de la oposición derechista generada luego que el oficialismo informó que se habían logrado los primeros acuerdos, lo que negaron los opositores.

El oficialismo y la oposición están empeñados en que un órgano electo democráticamente redacte una nueva carta fundamental que reemplace a la impuesta en 1981 por una dictadura militar. El anterior proceso concluyó luego que un 62% del electorado rechazó el 4 de septiembre una propuesta redactada durante un año por una convención integrada por 117 convencionales izquierdistas o de centroizquierda y 27 de oposición.

En la cita del viernes la oposición presentó una virtual declaración de principios que incluyen su aspiración de que el nuevo texto asegure “la unidad” del Estado chileno, la existencia de un congreso con una cámara de diputados y otra de senadores y que la ciudadanía tenga libertad de elegir la educación, salud y pensiones que prefiere, entre otros tópicos.

Los temas son algunos de los que llevaron al rechazo de la constitución votada a comienzos de mes que incluía una plurinacionalidad y autonomías territoriales indígenas, y sistemas nacionales de salud, pensiones y educación. La oposición también aboga por la existencia de los tres poderes del Estado, porque el proyecto rechazado eliminaba el Senado y refundaba el Poder Judicial.

El oficialismo no está de acuerdo en fijar de antemano límites a los contenidos de la nueva carta magna, como los propuestos por la oposición.

Las negociaciones continuarán el jueves y viernes próximos. El primer encuentro será “para que cada partido traiga sus contrapropuestas”, informó a la prensa el presidente de los diputados, Raúl Soto. Agregó que en los próximos días se promoverán encuentros bilaterales y por bloques políticos para llegar a la cita del viernes “con el mayor acercamiento posible”.

Aunque los encuentros están lejos de fijar fechas, la mayoría coincide en que la nueva constitución será votada durante 2023 y algunos dirigentes socialistas, como los senadores José Miguel Insulza y Jaime Quintana, aspiran a que la nueva carta magna esté vigente el 11 de septiembre de 2023, cuando se cumplen 50 años del golpe militar.