Chile prolonga la cuarentena en Santiago para contener la pandemia de coronavirus

Una mujer con mascarilla observa la entrega de alimentos por parte de los trabajadores municipales a las familias económicamente afectadas durante la cuarentena obligatoria debido a la pandemia de coronavirus, el 22 de mayo de 2020 en Santiago (AFP | MARTIN BERNETTI)

Las autoridades sanitarias de Chile prorrogaron por cuarta semana la cuarentena que rige en Santiago, donde viven siete de los 18 millones de habitantes del país, para hacer frente al incremento de los contagios y fallecimientos por coronavirus.

Cuando se cumplen exactamente tres meses desde el primer caso reportado en el país, Chile ha registrado 113.628 infectados y 1.275 fallecidos, tras sumar 87 muertos y 4.942 contagiados por coronavirus en las últimas 24 horas.

El número de decesos significó un nuevo récord diario y corresponde a la aplicación de nuevos criterios.

Las autoridades explicaron que comenzaron a contabilizar también a aquellas víctimas con un examen de PCR (hisopado) pendiente de resultado, dijo el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien agregó que el listado puede corregirse también a la baja una vez que se conozca el resultado final de la prueba.

El ministro confirmó que se prolongará por una semana la cuarentena general que rige en todo Santiago, donde se produce la mitad del PIB chileno.

La capital cumplirá este viernes su tercera semana bajo un confinamiento que, según Mañalich, apenas ha reducido un 30% la movilidad, por la gran cantidad de permisos otorgados a quienes necesitan salir para realizar actividades declaradas exentas de cuarentena por las autoridades.

"Hay muchos permisos. Para que la cuarentena sea efectiva se necesita que la movilidad se reduzca en al menos un 50%", dijo Mañalich, pidiendo a la población que reduzca al máximo sus salidas de casa para reducir sus contagios, sobre todo estas próximas semanas, cuando se espera que los servicios de salud de urgencia operen a máxima capacidad.

En Santiago, un 97% de las camas de las unidades de cuidados intensivo (UCI) están ocupadas, mientras que en el resto de Chile la ocupación alcanza el 88%.