Chile: policías les dispararon a dos menores en un orfanato y renunció el jefe de Carabineros

LA NACION
·3  min de lectura

SANTIAGO DE CHILE (AP).- Esta mañana el presidente Sebastián Piñera anunció la salida del director de Carabineros tras el incidente registrado ayer en un orfanato del sur de Chile, cuando oficiales de la Policía dispararon contra dos menores y les provocaron heridas.

Mario Rozas, general director de Carabineros, presentó su renuncia tras estos hechos, denunciados por varias organizaciones de derechos humanos, en medio de una reunión en el palacio de La Moneda protagonizada además por el mandatario; el ministro del Interior, Rodrigo Delgado; y el ministro de Justicia, Hernán Larraín.

"Vaya al psicólogo": del enojo de Máximo Kirchner a la dura respuesta de Alberto Fernández

Según lo publicado por el diario La Tercera,Piñera decidió reemplazar a Rozas por el general Ricardo Yáñez, hasta ahora subdirector de la institución. La noticia no representó una sorpresa en tanto ayer desde presidencia habían declarado que "dados los lamentables hechos ocurridos en la residencia de menores el presidente Piñera está concentrado en que se esclarezca la verdad en forma total y oportuna".

Dos menores heridos

Los hechos que causaron la renuncia del oficial y polémica en el país tuvieron lugar ayer en la residencia del Servicio Nacional del Menor (Sename) de la ciudad de Talcahuano, unos 600 kilómetros al sur de Santiago, cuando agentes de Carabineros abrieron fuego contra dos menores del recinto, uno de 17 años y otro de 14.

"De manera absolutamente injustificada y desmedida utilizan sus armas de fuego y causan lesiones al menos a dos niños que se encuentran ahora en el hospital recibiendo atención médica", indicó a través de un vídeo publicado en Twitter la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz.

El ingreso de los uniformados a la residencia y los disparos ahora están bajo investigación. Ni autoridades ni agentes aclararon el contexto en que sucedieron los hechos. Pero Muñoz pidió al gobierno "que adopte las medidas que sean pertinentes para que Carabineros de Chile deje de actuar de esta forma atentando de manera significativa contra la vida de niños, niñas y adolescentes".

"Esta situación es una manifestación más del horror que representa la violencia estatal ejercida por quienes, teniendo el deber de proteger a los niños, niñas y adolescentes, en definitiva los atacan de manera injustificada e indebida", agregó.

El hecho también fue condenado por Unicef Chile, la agencia de Naciones Unidas especializada en infancia, que a través de la misma red social pidió "recabar los antecedentes para esclarecer los hechos ocurridos".

"Ninguna situación justifica que Carabineros haga uso de armas de fuego para contener incidentes que involucran a menores de edad, especialmente si se encuentran bajo la protección del Estado", señaló.

El incidente de ayer se sumó así a un contexto global más crítico que tiene a la Policía en el foco de la atención, acusada por violaciones a los derechos humanos desde el inicio de las protestas sociales que sacudieron al país en octubre de 2019. En más de un año de revuelta social, al menos una treintena de personas murieron y miles fueron detenidos y heridos.