Chile, México y Costa Rica, los primeros en vacunar en la región

LA NACION
·4  min de lectura

SANTIAGO.- Dos enfermeras, la mexicana María Irene Ramírez y la chilena Zulma Riquelme, y una mujer costarricense de 91 años, María Elizabeth Castillo, se han convertido anteayer en las tres primeras personas de América Latina en recibir vacunas contra el coronavirus en sus respectivos países, enviando un mensaje de esperanza en el día de Nochebuena a una región donde la pandemia ha dejado casi medio millón de muertos. La primera jornada de vacunación latinoamericana ha dado prioridad al personal de salud que batalla en primera línea contra el Covid-19 y a los mayores que han vivido el último año escuchando cómo ellos eran el grupo de mayor riesgo de una enfermedad para la que todavía no había cura.

Con la llegada de la inmunización, la posibilidad de combatir al virus parece más real, pero los expertos en salud recuerdan que no hay que bajar la guardia y hay que continuar con las medidas de prevención hasta que la vacuna esté extendida, especialmente en una región donde el proceso se prevé largo y desigual por la falta de recursos para acceder a las dosis y las infraestructuras para su manutención y distribución.

Un presidente infeliz, desatado e impredecible

"La verdad es que es el mejor regalo que pude haber recibido en el 2020", ha dicho tras recibir su dosis la enfermera mexicana María Irene Ramírez al ser preguntada cómo se sentía por parte del subsecretario de Salud de México, Hugo López Gatell. "Esto me da pauta para seguir con más seguridad y más bríos al frente de esta guerra de un enemigo invisible", ha añadido la trabajadora del Hospital Rubén Leñero.

La vacunación, que ha sido transmitida en directo en televisión nacional en una pausa de la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, se produce un día después de que México recibiera las primeras 3000 dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech que se aplicarán en una primera fase al personal de salud de la capital y los estados de México y Querétaro. Según las autoridades, el plan es inmunizar hasta a 34 millones de personas en 2021 en varias etapas, en las que las personas de mayor edad y con enfermedades crónicas tendrán prioridad.

Primero en el Sur

Poco después de que la enfermera mexicana de 59 años recibiera su dosis, en la otra punta del continente una de sus colegas, la chilena Zulma Riquelme, de 46 años, recibía entre aplausos y haciendo el símbolo de la victoria con los dedos una dosis de la vacuna de Pfizer en el Hospital Metropolitano de Santiago. Chile es el primer país en arrancar con la vacunación en América del Sur, a nueve meses y 21 días de que se desatara una pandemia que en esa ha nación ha causado 16.228 muertes. Las primeras 10.000 dosis de la multinacional estadounidense llegaron el mismo jueves por la mañana, como anunció en la víspera el presidente Sebastián Piñera, y antes de mediodía había comenzado el proceso de inmunización.

Junto con Riquelme, los primeros en recibir la vacuna fueron otros cuatro funcionarios de servicios públicos de salud. "Cada uno de ellos representa a un estamento de quienes trabajan a diario en las unidades de cuidados intensivos de diversos hospitales públicos, siendo la primera línea de defensa contra el virus", ha informado la Presidencia. Funcionarios de tres hospitales de Santiago de Chile recibieron este mismo jueves la vacuna y, a partir del viernes, sanitarios de otras tres regiones del sur del país -Biobío, La Araucanía y Magallanes-, donde actualmente se registra una alta cantidad de contagios. Otras 10.000 dosis de Pfizer llegarán la próxima semana a Chile. Según informó el ministro de Salud, Enrique Paris, entre enero y febrero el país espera recibir cinco entregas adicionales de vacunas del laboratorio Sinovac con casi 10 millones de dosis.

En Costa Rica, pasadas las 10.30, dos personas de la tercera edad fueron las primeras en recibir la inmunización, un día después de que el país centroamericano recibiera un cargamento de casi 10.000 dosis de la vacuna de Pfizer desde Bélgica.

Londres despliega tropas en Dover para controles de Covid-19 en los camioneros varados

"Estoy muy agradecida con Dios, porque se lo he pedido mucho. Mi vida es muy importante para mí", ha dicho tras ser vacunada Elizabeth Castillo, de 91 años y residente del Hogar de Ancianos Propam, en Tres Ríos de Cartago, informa el diario La Nación. En ese mismo centro, otro de sus compañeros, Jorge de Ford, de 72 años, recibió otra dosis. "Mi mensaje es que se vacunen todos, nada más. No dolió, nada", ha afirmado el jubilado.

Precisamente las personas de la tercera edad y los trabajadores del sector salud, algunos de los cuales también se vacunaron este jueves, tendrán prioridad en la aplicación de la vacuna en Costa Rica, que la próxima semana recibirá casi 12.000 dosis adicionales. El país prevé inmunizar al 80% de la población hasta noviembre del año que viene.

En la víspera, el presidente costarricense, Carlos Alvarado, reconoció que la llegada de las vacunas es una buena noticia en la batalla contra el coronavirus, pero recordó que no se puede bajar la guardia mientras la inmunización no esté extendida en la población.

© El País, SL