Chile aumenta las ayudas a hogares vulnerables por coronavirus

Vista aérea del sector Las Canteras, al norte de Santiago, el 22 de mayo de 2020, durante la pandemia de coronavirus (AFP | MARTIN BERNETTI)

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, promulgó este domingo una ley que amplía el monto y la cobertura de las ayudas para hogares vulnerables para enfrentar la pandemia del coronavirus que ha golpeado con dureza a Chile, con más de 240.000 contagiados y 7.000 fallecidos

La normativa está incluida dentro de una ley de emergencia aprobada en tiempo récord en el Congreso tras una gran acuerdo político para añadir otros 12.000 millones de dólares a un plan de ayuda estatal y de reactivación económica, con un horizonte de dos años, destinado a enfrentar los efectos del coronavirus en Chile, que podría significar una caída del PIB de hasta un 7,5% en 2020.

"En tiempos de emergencia, en tiempos de adversidad, en tiempos difíciles como los que estamos viviendo y muy especialmente las familias vulnerables y la clase media en nuestro país, es cuando más necesitamos unidad, colaboración, buena voluntad", dijo el presidente Piñera, al promulgar la iniciativa.

El nuevo Ingreso Familiar de Emergencia amplía el pago de una ayuda mensual desde el 60% de los hogares vulnerables inicialmente considerado al 80%. El monto del beneficio también aumenta, de 65.000 pesos (80 dólares) a 100.000 (122 dólares), para hogares sin ingresos formales como para aquellos que tienen ingresos por debajo de un umbral establecido de 400.000 (490 dólares) para una familia de cuatro personas.

Se pagará por los próximos tres meses y se agregará un cuarto mes si fuera necesario por la situación sanitaria.

Adicionalmente, Piñera firmó otra ley que para los trabajadores independientes que considera la entrega de un subsidio mensual de entre un 40 y un 70% del promedio de los ingresos recibidos, con un tope de ingresos de hasta unos 800 dólares, y acceso a créditos en condiciones preferenciales.

El coronavirus ha golpeado con dureza a Chile debido, principalmente, a la falta de adhesión a la cuarentena, la que recién comenzó a regir el 15 de mayo en el gran Santiago. Una normativa laxa en la entrega de permisos, la autorización para seguir funcionando a miles de empresas, y la demora en la entrega de las ayudas estatales a las clases trabajadoras son factores que contribuyeron a esta escasa adhesión, de acuerdo a expertos.

En un intenso desesperado, esta semana se aprobó una ley que aumenta las penas para quienes no respeten la cuarentena, la que impone penas de hasta cinco años de cárcel.