Chile hace ajustes en su plan de vacunación ante problemas inesperados

·3  min de lectura
Pacientes aguardan su turno para vacunarse en un centro de vacunación en Santiago
Martín Bernetti

SANTIAGO, Chile.- Pese a su exitosa campaña, Chile comenzó a priorizar las segundas dosis de la vacuna contra el coronavirus, en un cambio de estrategia que desacelera las nuevas aplicaciones debido a la ralentización del suministro y a la escasa protección de una sola dosis de la china Sinovac, la más utilizada en el país sudamericano.

El país tiene uno de los programas líderes en el mundo, con más de 13 millones de inyecciones aplicadas hasta el momento, pero el lunes quedaban cerca de dos millones en sus depósitos, según cifras oficiales.

Desesperada búsqueda en Indonesia de un submarino con 53 personas a bordo

Los centros de vacunación trabajan con un promedio semanal de 153.000 vacunas diarias, muy por debajo de los niveles de marzo, mientras las autoridades quieren llegar a 15 millones de personas y generar la inmunidad colectiva para mediados de año. Eso implica vacunar a 2,3 millones de personas más con segunda dosis de Sinovac o Pfizer, e inocular a otros 7,3 millones de personas.

Sin embargo, en los últimos días, los centros de vacunación de Santiago se quedaron sin dosis de ambas vacunas, según relataron testigos, por lo que rechazaban a pacientes que buscaban inmunizarse o se les pedía que esperaran varias horas hasta que llegaran más.

Llegada a Santiago de un embarque de Pfizer
Alejandra De Lucca / Minsal


Llegada a Santiago de un embarque de Pfizer (Alejandra De Lucca / Minsal/)

Más de 200.000 inyecciones de Pfizer y un primer lote de 800.000 de AstraZeneca que Chile recibirá de la alianza de vacunas Covax están por llegar, según anunció el gobierno. Más allá de eso, Chile trabaja en acuerdos para mantener abierta la disponibilidad para su plan. El país debe todavía recibir 700.000 dosis más de un pedido de 14,2 millones de la CoronaVac de Sinovac, que ayudó a impulsar su campaña de inoculación masiva lanzada en febrero.

Y aún deben llegar poco menos de ocho millones más de un suministro de diez millones acordado con Pfizer-BioNtech. Según el gobierno, la mayor parte se entregará antes de fines de septiembre, sin una fecha de entrega exacta.

El ministro de Salud, Enrique Paris, dijo que el país sigue un estricto calendario de inoculación, según grupos etarios, para asegurarse de no agotar el suministro. “Creo que hay que guardar la calma. Nosotros estamos con montones de convenios, con muchas empresas y las vacunas van a seguir llegando”, dijo Paris.

Por qué Amsterdam quiere ser un destino menos masivo

Chile, que vacunaba hasta 430.000 personas por día en marzo, alcanzó al 50,9% de la población objetivo de 15 millones de personas con la primera dosis y al 35,6% con las dos. Sin embargo, el país se vio empañado por una segunda ola del virus que llegó en marzo con el final de las vacaciones de verano y las variantes más contagiosas de Gran Bretaña y Brasil. La capital y otras zonas se encuentran bajo estricta cuarentena, con unos 7000 casos diarios.

A diferencia de naciones que amplían la brecha entre la primera y la segunda dosis para brindar protección a más personas, Paris dijo que Chile ahora daría prioridad a la administración de segundas dosis por sobre la primera.

El país apunta a administrar 760.000 esta semana, debido a la evidencia de que una sola dosis de Sinovac proporcionó una escasa protección.

Chile publicó la semana pasada su propio análisis de la efectividad de la vacuna CoronaVac de Sinovac en su población, que mostró una efectividad en la primera dosis de solo 16% contra la infección y 36% para prevenir la hospitalización. “Si no colocamos la segunda dosis, va a ser mucho más grave la situación”, señaló el análisis.